Jun 04, 2023 / 10:50

Remordimientos existenciales

Contraseñas

Miguel Valera

Cuando tenía 14 años —me contó Edwino— viajó a la Cuenca del Papaloapan en unos camiones color rosa, que les llamaban “la pantera rosa”, para encontrarse con un amigo que recién había conocido en el bachillerato que empezaba a cursar en el puerto de Veracruz, en una escuela que se encontraba por La Boticaria y cuyo director era un hombre muy simpático, amable, generoso, erudito en las etimologías griegas y latinas, a quien todo mundo le decía “colega”.

Edwino, que era un chico porteño, se la había pasado muy bien en esa región de la Cuenca del Papaloapan, caluroso, conociendo la vida de hombres de campo y viajando de vez en vez a Loma Bonita, donde por primera vez su amigo lo llevó a un bar donde mujeres se desnudaban. Él, que era un chico de familia muy religiosa, de un catolicismo muy acendrado, que aspiraba a la excelsitud en la vida cotidiana, de pronto se sintió liberado por estas “licencias” que le otorgó el amigo cuenqueño. Lo peor, que le gustó el ambiente.

Cuando el domingo siguiente fueron a misa, a la Basílica Liberiana de San Martín de Tours, en la calle Ruiz Cortines, de Cosamaloapan, Edwino no supo cómo decirle al padre que había pecado. “Cómo, reflexionaba en su interior, le voy a decir al sacerdote que tengo ‘dolor de conciencia’ si lo que hice fue algo que me gustó y que estaría dispuesto a repetir”. Además, pensó, al pasar por el parque de esta urbe caliente, si ahí en el quiosco del pueblo despacha un ex sacerdote, un hombre que dejó la sotana para seguir su naturaleza, el amor que una mujer le prodigó.

Con esos pensamientos igual se acercó al confesionario, dijo las oraciones como si las leyera, recibiendo el perdón divino de manos de un hombre que igual guardaba muy bien sus secretos de alcoba. Total, pensó, ya con eso, borrón y cuenta nueva y así podré regresar a casa sin ningún remordimiento. Todo lo olvidó cuando al salir de misa, su amigo y su familia lo llevaron a comer tapixtes, pilte de pescado y el mejor arroz a la tumbada que había probado en su vida.

Al otro día, cuando regresó al puerto de Veracruz, mientras viajaba en la “pantera rosa”, pensaba en los conflictos que sus padres le habían generado al ponerle el nombre del rey de Deira, un reino de Inglaterra, en la región de Northumbría. De todas las formas en que le decían, la de “Ed” o “Wino” eran las mejores, pero había unas que francamente le molestaban, pero tenía que aguantar.

En eso reflexionaba cuando la chica que viajaba a su lado le pidió recargarse en su hombro. Nervioso, aceptó y al paso de media hora, la chica le puso la mano en la pierna e intentó besarlo. Edwino no sabía qué hacer. Sintió que algo encendía todo su cuerpo, pero el remordimiento llegó a su conciencia. Entonces separó la mano de la chica de su pierna, le pidió que se separara. Cuando llegó a Veracruz salió corriendo rumbo a las escolleras y como el gran Demóstenes, gritó a todo pulmón frente al mar, pero no para mejorar su oratoria, sino para acallar la energía que irradiaba su cuerpo, esa fuerza que era vida pero que le habían dicho que era mala.

CD/GL

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

Otras Columnas:

Abr 19, 2024 / 11:54

Adriana Rojano Pazzi y Xalapa

Abr 17, 2024 / 09:48

Tecnológico de Xalapa, aplicación social del conocimiento

Abr 14, 2024 / 12:58

Fe ciega

Abr 10, 2024 / 10:41

Tecnología contra el crimen, propuesta Verde

Abr 07, 2024 / 09:58

El día del fin del mundo

Abr 03, 2024 / 10:58

El dinero del pueblo, para el pueblo

Abr 01, 2024 / 10:56

Hipólito, contra candidatos chapulines

Mar 31, 2024 / 10:57

Viacrucis en Taxco

Mar 29, 2024 / 10:24

Van controlando incendios en Altas Montañas  

Mar 25, 2024 / 08:42

Movilidad, un reto en Xalapa

Mar 24, 2024 / 10:12

Hijo del abandono

Mar 22, 2024 / 13:52

Abrazos y no balazos: Cuitláhuac

Mar 18, 2024 / 10:31

La soberbia política

Mar 17, 2024 / 09:56

La ficción de la euforia

Mar 13, 2024 / 13:09

Claudia Sheinbaum en el sur de Veracruz

Mar 11, 2024 / 11:03

El derecho a la crítica

Mar 10, 2024 / 11:19

Compasión sin compasión

Mar 08, 2024 / 11:35

¡Qué decepción Marcelo!

Mar 03, 2024 / 10:17

Camionero escatológico

Feb 25, 2024 / 11:46

La teoría de la felicidad

Feb 18, 2024 / 09:46

La mujer que decía malas palabras

Feb 11, 2024 / 09:06

El dinamitero francés

Feb 04, 2024 / 11:19

Ya todos se fueron

Ene 21, 2024 / 10:15

Murió de tristeza

Ene 14, 2024 / 11:53

Cincuenta pesos para un taxi

Ene 07, 2024 / 09:45

Amnesia en día de Reyes

Dic 31, 2023 / 12:21

Regresar de la muerte

Dic 24, 2023 / 12:49

Un libro de 160 Años

Dic 17, 2023 / 11:03

Los puercoespines de diciembre

Dic 10, 2023 / 10:07

El dolor por el bien ajeno

Dic 03, 2023 / 10:58

Vicio solitario

Nov 26, 2023 / 11:05

Blackout existencial

Nov 19, 2023 / 11:36

Puto, putas, putare, la palabra latina

Nov 12, 2023 / 12:11

Post – Its de esperanza

Nov 05, 2023 / 09:29

Inhalando el futuro

Oct 22, 2023 / 10:30

El demonio de la ausencia

Oct 08, 2023 / 09:33

Inocencia perdida

Oct 01, 2023 / 09:37

La pecadora

Sep 17, 2023 / 10:14

En la intemperie

Sep 10, 2023 / 10:24

Fantasma en El Haya

Ago 27, 2023 / 11:32

El amor y sus razones

Ago 20, 2023 / 13:43

El padre ausente

Ago 13, 2023 / 08:29

La muerte de Mila

Ago 06, 2023 / 12:00

La mató por amor

Jul 30, 2023 / 10:10

Amor en el bosque de los Sahuaros

Jul 23, 2023 / 10:32

Amor y Nostalgia Junto al Támesis

Jul 16, 2023 / 10:22

Locura por calor

Jul 09, 2023 / 10:56

David, Goliat y la honda

Jul 02, 2023 / 12:25

Voces de oscuridad

Jun 25, 2023 / 12:07

Jacinto Kone

May 28, 2023 / 10:05

El Precio de Vivir