May 19, 2024 / 11:37

Confesor voyerista

Contraseñas

Miguel Valera

Cuando Claudia le contó a Samuel lo que le había pasado a su hijo, apretó los puños con fuerza y lloró. No sabía qué hacer y buscó a Santiago, uno de sus amigos más cercanos. Todos los domingos se iban a desayunar después de misa a un restaurante allá por el cerro del Macuiltépet, que ese día ofrecía Buffet de mariscos. Pasaron varias semanas y un lunes, luego de que el último feligrés salió del templo, Samuel, Santiago y dos amigos más entraron a la iglesia y la cerraron por dentro.

El padre se sorprendió al ver a los cuatro hombres junto a él. Sabía que no se trataba de un robo, porque los conocía. Nervioso, intentó tomar su teléfono móvil, pero se lo arrebataron. Lo amarraron a una silla, le taparon la boca con su estola y le colocaron sus manos consagradas en una mesa. Samuel sacó un martillo de la mochila que cargaba y con una mirada profunda, de tristeza más que de odio, le dejó caer un golpe seco con todas las fuerzas de su alma.

Hoy, que recuerdo esto, me parece escuchar el crujir de las falanges, como si de un cacho de chicharrón se tratara. El cura lanzó un profundo grito de dolor, que se perdió entre la prenda sagrada. De sus ojos salieron lágrimas. Samuel no paró. Le dio una y otra vez hasta destrozar su mano derecha, dejando una masa sanguinolenta de carne y hueso en la credenza sagrada con olor a vino, hostias e incienso.

Entonces, de lo más profundo de sus entrañas, con un coraje que hacía arder su mirada, le dijo: te metiste con mi hijo y sabemos que te has metido con otros niños. No te van a hacer nada. Seguramente sólo te cambiarán de parroquia. No te queremos aquí. No vas a decir qué te pasó, pero si te quedas en este lugar y sigues con lo mismo, la próxima vez vamos a venir por tu cabeza, para aplastarla como lo que eres, una cucaracha. El cura se retorcía de dolor.

Toda la comunidad supo del acontecimiento. La versión, un robo. El santo cura había defendido, con su bendita mano derecha un cáliz, un copón y una custodia que los ladrones intentaron llevarse. No lo lograron. Nunca lo volvimos a ver en esa demarcación eclesial hasta que un día, uno de sus compañeros de estudios me contó una historia que me dejó con la piel chinita.

Además de los hechos descritos, el padre terminó confesando, ante un juzgado eclesiástico y otro civil, que le excitaba que niños y adolescentes —sobre todo varones— le contaran a modo de confesión, su vida sexual. ¿Un voyerista? Le interrumpí. Sí, algo así, me dijo ese ex compañero, aunque en sentido estricto el voyerista disfruta contemplando actitudes íntimas o eróticas de otros, pero este hombre le excitaba el hecho que le contaran.

¡Qué terrible!, le interrumpí. Una desgracia, sobre todo para quienes depositaban la confianza de sus niños y jóvenes en este hombre. Sí, me contestó. Y lo más grave, añadió, era que sus superiores lo sabían, lo supieron siempre y lo único que hacían era cambiarlo de parroquia. Además, remató, cuando se pasaba de la raya y la gente se enteraba, entraba en una profunda depresión que disfrazaba de ascesis, con ayunos y flagelos que incluso lo llevaban a la hospitalización.

¡Qué difícil!, le dije para cerrar la conversación. Son los renglones torcidos de Dios, expresó, haciéndome pensar en esa novela de Torcuato Luca de Tena, mientras terminábamos el café y nos despedíamos.

Únete a nuestro canal de Whatsapp y entérate de las noticias más relevantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y más.

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

Otras Columnas:

Jun 23, 2024 / 11:42

La historia de Rebeca Marcial, mejor que ficción

Jun 17, 2024 / 09:56

Ni chapulines ni oportunistas ¿es posible en política?

Jun 16, 2024 / 11:12

La vida es un sueño

Jun 14, 2024 / 10:41

 ¿Cambio de 360 grados en la política mexicana?

Jun 12, 2024 / 10:34

En el recuento: gran participación ciudadana en Veracruz

Jun 10, 2024 / 10:36

Tenemos derecho al mejor de los futuros

Jun 09, 2024 / 09:12

Xico viejo y el fin del mundo

May 29, 2024 / 09:49

Asociaciones de profesionales veracruzanos con Rocío Nahle

May 27, 2024 / 10:15

Felipe Sosa, aviador y falsificador en la SEV

May 26, 2024 / 09:50

Identidad oculta

May 12, 2024 / 09:55

No sabía que estaba muerto

May 05, 2024 / 11:19

La carta de Nicole

May 03, 2024 / 08:51

José Manuel del Río Virgen, su cercanía con la prensa

Abr 26, 2024 / 08:20

¿Redistribución del agua? Sheinbaum decepciona a panuquenses

Abr 24, 2024 / 11:36

Un urgente llamado a la paz y al rechazo a la violencia

Abr 22, 2024 / 09:06

Alcaldesa de Pueblo Viejo y esposo politizan uso del agua

Abr 21, 2024 / 09:32

Inmensamente rico

Abr 19, 2024 / 11:54

Adriana Rojano Pazzi y Xalapa

Abr 17, 2024 / 09:48

Tecnológico de Xalapa, aplicación social del conocimiento

Abr 14, 2024 / 12:58

Fe ciega

Abr 10, 2024 / 10:41

Tecnología contra el crimen, propuesta Verde

Abr 07, 2024 / 09:58

El día del fin del mundo

Abr 03, 2024 / 10:58

El dinero del pueblo, para el pueblo

Abr 01, 2024 / 10:56

Hipólito, contra candidatos chapulines

Mar 31, 2024 / 10:57

Viacrucis en Taxco

Mar 29, 2024 / 10:24

Van controlando incendios en Altas Montañas  

Mar 25, 2024 / 08:42

Movilidad, un reto en Xalapa

Mar 24, 2024 / 10:12

Hijo del abandono

Mar 22, 2024 / 13:52

Abrazos y no balazos: Cuitláhuac

Mar 18, 2024 / 10:31

La soberbia política

Mar 17, 2024 / 09:56

La ficción de la euforia

Mar 13, 2024 / 13:09

Claudia Sheinbaum en el sur de Veracruz

Mar 11, 2024 / 11:03

El derecho a la crítica

Mar 10, 2024 / 11:19

Compasión sin compasión

Mar 08, 2024 / 11:35

¡Qué decepción Marcelo!

Mar 03, 2024 / 10:17

Camionero escatológico

Feb 25, 2024 / 11:46

La teoría de la felicidad

Feb 18, 2024 / 09:46

La mujer que decía malas palabras

Feb 11, 2024 / 09:06

El dinamitero francés

Feb 04, 2024 / 11:19

Ya todos se fueron

Ene 21, 2024 / 10:15

Murió de tristeza

Ene 14, 2024 / 11:53

Cincuenta pesos para un taxi

Ene 07, 2024 / 09:45

Amnesia en día de Reyes

Dic 31, 2023 / 12:21

Regresar de la muerte

Dic 24, 2023 / 12:49

Un libro de 160 Años

Dic 17, 2023 / 11:03

Los puercoespines de diciembre

Dic 10, 2023 / 10:07

El dolor por el bien ajeno

Dic 03, 2023 / 10:58

Vicio solitario

Nov 26, 2023 / 11:05

Blackout existencial

Nov 19, 2023 / 11:36

Puto, putas, putare, la palabra latina

Nov 12, 2023 / 12:11

Post – Its de esperanza

Nov 05, 2023 / 09:29

Inhalando el futuro

Oct 22, 2023 / 10:30

El demonio de la ausencia

Oct 08, 2023 / 09:33

Inocencia perdida

Oct 01, 2023 / 09:37

La pecadora

Sep 17, 2023 / 10:14

En la intemperie

Sep 10, 2023 / 10:24

Fantasma en El Haya

Ago 27, 2023 / 11:32

El amor y sus razones

Ago 20, 2023 / 13:43

El padre ausente

Ago 13, 2023 / 08:29

La muerte de Mila

Ago 06, 2023 / 12:00

La mató por amor

Jul 30, 2023 / 10:10

Amor en el bosque de los Sahuaros

Jul 23, 2023 / 10:32

Amor y Nostalgia Junto al Támesis

Jul 16, 2023 / 10:22

Locura por calor

Jul 09, 2023 / 10:56

David, Goliat y la honda

Jul 02, 2023 / 12:25

Voces de oscuridad

Jun 25, 2023 / 12:07

Jacinto Kone

Jun 04, 2023 / 10:50

Remordimientos existenciales

May 28, 2023 / 10:05

El Precio de Vivir