Oct 01, 2023 / 09:37

La pecadora

Contraseñas

Miguel Valera

Fotograma de Jodie Foster en Taxi driver

Desde que era una niña, Victoria se distinguía por su calidez y hermosura. Fue la adoración de Germán, su padre, un arquitecto que murió al caer de un andamio mientras supervisaba la construcción de un edificio. En la adolescencia, mientras intentaba cursar la escuela preparatoria, traía locos a sus compañeros. Ella lo sabía, sabía de su dulzura, de sus encantos. Nunca lo ocultó y, es más, supo que eso le ayudaría a sobrevivir.

Fue Franco —el más atrevido, el menos cohibido de su clase— con el que de alguna manera se inició. Él, sin haber leído a Freud, sabía que el placer era el principio que regía el funcionamiento psíquico humano. Todos buscamos la satisfacción inmediata, decía: al respirar, al ver, al comer y hasta al “descomer”, comentaba a sus compañeros, cuando se ponía reflexivo y filosófico. Era la edad en la que todos buscaban experimentar.

Empezaron a salir y ella fue descubriendo que con su cuerpo y sus deseos podía controlar los deseos de Franco, un joven listo, pero de impulsos primarios. Estiró la cuerda del deseo lo más que pudo y un día, al entregarse, disfrutando sus cuerpos en total libertad, supo del arte de la manipulación erótica. Ese día descubrió también que esa era su vocación y su destino.

Cuando su madre se enteró que Victoria se dedicaba formalmente a la prostitución pegó el grito en el cielo. La mujer que se jactaba de liberal y hasta estaba vinculada a un grupo pro-aborto, no podía dar crédito a lo que su hija le decía. Le reclamó, pero ella, le argumentó a favor de sus derechos. —¿No defiendes tu el derecho de las mujeres a hacer con su cuerpo lo que les plazca? Si tengo derecho a abortar, aunque yo creo que el producto de mi cuerpo no es mi cuerpo, ¿por qué no voy a tener derecho a hacer con mi cuerpo lo que yo quiera?, le contestó.

No, no, insistió la madre, la prostitución es parte de un mecanismo de control del patriarcado. Son los hombres quienes a través de esta práctica se benefician, porque ellos son los que reciben el placer que ustedes ofrecen. —Pero si yo quiero ofrecerlo, añadió Victoria. A mi nadie me está obligando. Además, yo me meto con quien yo quiero y exijo un pago, porque es mi derecho, por el trabajo que realizo. No es fácil, madre, pero me da para sobrevivir. Es un trabajo, insistió.

¿No hablas tú del derecho a la autodeterminación? ¡Eso es lo que yo estoy haciendo!, insistió Victoria. Yo no tengo a nadie controlando mi trabajo. Y si lo hubiera y yo estuviera de acuerdo, como miembro de un sindicato, dependerían de mi el estar de acuerdo o no en las condiciones que me impusieran. Yo lucro con mi cuerpo, como cualquier persona lo hace con otro trabajo de ocho horas, ya sea obrero o maestro, refrendó. La madre negaba con la cabeza.

“Yo no soy una pecadora”, como decía el padre Aristeo, en las misas dominicales, cuando se refería a las prostitutas, madre. No, yo soy una mujer que ejerce su derecho a utilizar su cuerpo como mejor le plazca. ¿No acaso tú me enseñaste eso? Todas las que nos dedicamos a esto también estamos “empoderadas” y somos personas libres, que podemos tomar decisiones por nosotras mismas, pero ya, no sigamos más con esto e invítame algo de cenar, porque tengo hambre, concluyó Victoria, mientras extendía los brazos para pedirle un abrazo fuerte y apretado a su madre.

CD/GL

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

Otras Columnas:

Abr 19, 2024 / 11:54

Adriana Rojano Pazzi y Xalapa

Abr 17, 2024 / 09:48

Tecnológico de Xalapa, aplicación social del conocimiento

Abr 14, 2024 / 12:58

Fe ciega

Abr 10, 2024 / 10:41

Tecnología contra el crimen, propuesta Verde

Abr 07, 2024 / 09:58

El día del fin del mundo

Abr 03, 2024 / 10:58

El dinero del pueblo, para el pueblo

Abr 01, 2024 / 10:56

Hipólito, contra candidatos chapulines

Mar 31, 2024 / 10:57

Viacrucis en Taxco

Mar 29, 2024 / 10:24

Van controlando incendios en Altas Montañas  

Mar 25, 2024 / 08:42

Movilidad, un reto en Xalapa

Mar 24, 2024 / 10:12

Hijo del abandono

Mar 22, 2024 / 13:52

Abrazos y no balazos: Cuitláhuac

Mar 18, 2024 / 10:31

La soberbia política

Mar 17, 2024 / 09:56

La ficción de la euforia

Mar 13, 2024 / 13:09

Claudia Sheinbaum en el sur de Veracruz

Mar 11, 2024 / 11:03

El derecho a la crítica

Mar 10, 2024 / 11:19

Compasión sin compasión

Mar 08, 2024 / 11:35

¡Qué decepción Marcelo!

Mar 03, 2024 / 10:17

Camionero escatológico

Feb 25, 2024 / 11:46

La teoría de la felicidad

Feb 18, 2024 / 09:46

La mujer que decía malas palabras

Feb 11, 2024 / 09:06

El dinamitero francés

Feb 04, 2024 / 11:19

Ya todos se fueron

Ene 21, 2024 / 10:15

Murió de tristeza

Ene 14, 2024 / 11:53

Cincuenta pesos para un taxi

Ene 07, 2024 / 09:45

Amnesia en día de Reyes

Dic 31, 2023 / 12:21

Regresar de la muerte

Dic 24, 2023 / 12:49

Un libro de 160 Años

Dic 17, 2023 / 11:03

Los puercoespines de diciembre

Dic 10, 2023 / 10:07

El dolor por el bien ajeno

Dic 03, 2023 / 10:58

Vicio solitario

Nov 26, 2023 / 11:05

Blackout existencial

Nov 19, 2023 / 11:36

Puto, putas, putare, la palabra latina

Nov 12, 2023 / 12:11

Post – Its de esperanza

Nov 05, 2023 / 09:29

Inhalando el futuro

Oct 22, 2023 / 10:30

El demonio de la ausencia

Oct 08, 2023 / 09:33

Inocencia perdida

Sep 17, 2023 / 10:14

En la intemperie

Sep 10, 2023 / 10:24

Fantasma en El Haya

Ago 27, 2023 / 11:32

El amor y sus razones

Ago 20, 2023 / 13:43

El padre ausente

Ago 13, 2023 / 08:29

La muerte de Mila

Ago 06, 2023 / 12:00

La mató por amor

Jul 30, 2023 / 10:10

Amor en el bosque de los Sahuaros

Jul 23, 2023 / 10:32

Amor y Nostalgia Junto al Támesis

Jul 16, 2023 / 10:22

Locura por calor

Jul 09, 2023 / 10:56

David, Goliat y la honda

Jul 02, 2023 / 12:25

Voces de oscuridad

Jun 25, 2023 / 12:07

Jacinto Kone

Jun 04, 2023 / 10:50

Remordimientos existenciales

May 28, 2023 / 10:05

El Precio de Vivir