Feb 18, 2024 / 09:46

La mujer que decía malas palabras

Contraseñas

Miguel Valera

La vi por primera vez en el Parque Masayoshi Ōhira de la colonia Country Club, en la Ciudad de México. Quería estar solo y terminar de leer El Yo prohibido, un libro que me había regalado mi amigo Carlos Duayhe. “Tienes que leerlo; la narrativa de Elías Chávez es única”, me dijo. Tenía un par de horas libres antes de pasar a comer a Los Girasoles, en Corredores 43. Me senté en una banca, rodeado de ciruelos, sauces y pinos, cuando una luz radiante apareció a mis ojos.

Había terminado de leer “El último presidente de la Revolución”, el primer capítulo del libro y en mi mente estaban las imágenes del viejo José López Portillo hablando de su amor por Sasha Montenegro, en Posadas, Argentina y de los planes para encontrarse en Barcelona. Esa mujer —la que aparecía a mis ojos en ese jardín capitalino—, me dije, no puede ser real. Quizá sea Eco, pensé, la ninfa más bella del Olimpo, la misma que distraía a Hera, para que Zeus jugara al amor con otras ninfas.

Se acercó a mi banca y me preguntó si podía sentarse. ¡Por supuesto!, le contesté, abriendo espacio. Ahí vi por primera vez sus ojos color avellana impresionantes. Recordé lo que una vieja amiga de la universidad, que se quería especializar en iridología, una técnica de medicina alternativa, me había dicho: las personas con ojos color avellana son impredecibles, aman la diversión, son muy accesibles y acogedores. Además, me sentí con ventaja, al darme cuenta que estaba triste por algo. No me equivoqué.

No les contaré lo que pasó en las siguientes semanas ni a los lugares a los que fuimos ni cómo se fundieron nuestros cuerpos, voces y espíritus. Vivimos una época de amor sublime hasta que llegaron las “malas palabras”. Sí, de pronto, esa mujer hermosa y entregada empezó a “mentar madres”, a decir palabras obscenas, inapropiadas, lo mismo en el restaurante, en el teatro o a los vecinos o familiares que la visitaban.

¿Todo bien?, le preguntaba, para que no pareciera regaño o desaprobación de mi parte. “No sé que me pasa; esas palabras son impulsos, como cargas eléctricas que salen, que no puedo contener”, me dijo. Tardamos mucho tiempo, lo reconozco, para llegar al diagnóstico adecuado que nos lo dio un psiquiatra reconocido de la colonia Condesa: se trata del síndrome de Gilles de la Tourette, que tiene entre sus características la coprolalia, las malas palabras, apuntó.

Es un desorden hereditario, acotó. El primer caso descrito por Gilles de la Tourette fue el de la Marquesa de Dampierre, una dama de la nobleza francesa quien inició su enfermedad a los 7 años y que persistió con ella hasta su muerte a la edad de 80 años.

Mi vida con Natalia nunca volvió a ser la misma. A pesar de las cajas y cajas de clonidina, guanfacina, topiramato y levetiracetam, entre otras tantas, su vida no regresó a la normalidad. Se aisló, me aisló y cayó en una profunda depresión que la llevó a la muerte. La conocí un 14 de febrero, en un parque que se había inaugurado un 14 de febrero, aunque de 1942; murió un 14 de febrero y escribo en su memoria esta tarde fría, como mi alma, de un 14 de febrero.

CD/GL

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

Otras Columnas:

Abr 19, 2024 / 11:54

Adriana Rojano Pazzi y Xalapa

Abr 17, 2024 / 09:48

Tecnológico de Xalapa, aplicación social del conocimiento

Abr 14, 2024 / 12:58

Fe ciega

Abr 10, 2024 / 10:41

Tecnología contra el crimen, propuesta Verde

Abr 07, 2024 / 09:58

El día del fin del mundo

Abr 03, 2024 / 10:58

El dinero del pueblo, para el pueblo

Abr 01, 2024 / 10:56

Hipólito, contra candidatos chapulines

Mar 31, 2024 / 10:57

Viacrucis en Taxco

Mar 29, 2024 / 10:24

Van controlando incendios en Altas Montañas  

Mar 25, 2024 / 08:42

Movilidad, un reto en Xalapa

Mar 24, 2024 / 10:12

Hijo del abandono

Mar 22, 2024 / 13:52

Abrazos y no balazos: Cuitláhuac

Mar 18, 2024 / 10:31

La soberbia política

Mar 17, 2024 / 09:56

La ficción de la euforia

Mar 13, 2024 / 13:09

Claudia Sheinbaum en el sur de Veracruz

Mar 11, 2024 / 11:03

El derecho a la crítica

Mar 10, 2024 / 11:19

Compasión sin compasión

Mar 08, 2024 / 11:35

¡Qué decepción Marcelo!

Mar 03, 2024 / 10:17

Camionero escatológico

Feb 25, 2024 / 11:46

La teoría de la felicidad

Feb 11, 2024 / 09:06

El dinamitero francés

Feb 04, 2024 / 11:19

Ya todos se fueron

Ene 21, 2024 / 10:15

Murió de tristeza

Ene 14, 2024 / 11:53

Cincuenta pesos para un taxi

Ene 07, 2024 / 09:45

Amnesia en día de Reyes

Dic 31, 2023 / 12:21

Regresar de la muerte

Dic 24, 2023 / 12:49

Un libro de 160 Años

Dic 17, 2023 / 11:03

Los puercoespines de diciembre

Dic 10, 2023 / 10:07

El dolor por el bien ajeno

Dic 03, 2023 / 10:58

Vicio solitario

Nov 26, 2023 / 11:05

Blackout existencial

Nov 19, 2023 / 11:36

Puto, putas, putare, la palabra latina

Nov 12, 2023 / 12:11

Post – Its de esperanza

Nov 05, 2023 / 09:29

Inhalando el futuro

Oct 22, 2023 / 10:30

El demonio de la ausencia

Oct 08, 2023 / 09:33

Inocencia perdida

Oct 01, 2023 / 09:37

La pecadora

Sep 17, 2023 / 10:14

En la intemperie

Sep 10, 2023 / 10:24

Fantasma en El Haya

Ago 27, 2023 / 11:32

El amor y sus razones

Ago 20, 2023 / 13:43

El padre ausente

Ago 13, 2023 / 08:29

La muerte de Mila

Ago 06, 2023 / 12:00

La mató por amor

Jul 30, 2023 / 10:10

Amor en el bosque de los Sahuaros

Jul 23, 2023 / 10:32

Amor y Nostalgia Junto al Támesis

Jul 16, 2023 / 10:22

Locura por calor

Jul 09, 2023 / 10:56

David, Goliat y la honda

Jul 02, 2023 / 12:25

Voces de oscuridad

Jun 25, 2023 / 12:07

Jacinto Kone

Jun 04, 2023 / 10:50

Remordimientos existenciales

May 28, 2023 / 10:05

El Precio de Vivir