Jul 09, 2023 / 10:56

David, Goliat y la honda

Contraseñas

Miguel Valera

Aunque sus hermanos eran soldados y tenían experiencia en el arte de la guerra, el joven David, como mi padre en su infancia, era solo un pastor, que cuidaba ovejas. Cuando el rey Saúl lo vio, todo enclenque no le creyó bien a bien que ya había matado, cuerpo a cuerpo a un león y a un oso, como el mismo pastorcillo le dijo. David sabía que, aunque era joven y debilucho, podría vencer al gigante Goliat, el hombre de Gat en la antigua Palestina.

Ambos sabían que —como escribió el general y filósofo chino Sun Tzu, “la guerra es de vital importancia para el Estado; es el dominio de la vida o de la muerte, el camino hacia la supervivencia o la pérdida del Imperio: es forzoso manejarla bien. No reflexionar seriamente sobre todo lo que le concierne es dar prueba de una culpable indiferencia en lo que respecta a la conservación o pérdida de lo que nos es más querido; y ello no debe ocurrir entre nosotros”.

El ser humano, pensó el joven David, vive en una guerra permanente, contra sí mismo, contra el dominio de su entorno, contra “el otro”, su prójimo, a quien o bien coloniza para su beneficio o hace alianza para caminar juntos hacia otras tierras de conquista. Pero, ¿es posible que los débiles dominen a los fuertes?, ¿es posible que un jovencito con cinco piedras y una honda pueda derrotar a un gigante?

Desde sus aposentos, el gigantón de entre 2.06 y 2.97 metros, se reía cada mañana del ejército israelí. Cuando supo que un muchachito de rancho, cuidador de ovejas, iría contra él, se río, se burló, se carcajeó. Dice el relato bíblico que el filisteo caminó despacio hacia David, con su escudero por delante, viéndolo con desprecio. Veía que era sólo un muchacho, saludable y bien parecido. Goliat le dijo a David: —¿Para qué traes ese bastón? ¿Para ahuyentarme como a un perro? Goliat empezó a nombrar a sus dioses para maldecir contra David. Goliat le dijo a David: —¡Acércate, y echaré tu cuerpo a los animales salvajes y a las aves de rapiña!

Entonces, sigue el texto, David tomó una piedra de su bolsa, la puso en su honda y la lanzó. La piedra salió disparada de la honda y le pegó a Goliat exactamente entre los ojos. Con la piedra incrustada profundamente en la cabeza, Goliat cayó al suelo, con la cara hacia abajo. Así fue como David derrotó al filisteo, con sólo una honda y una piedra. Golpeó al filisteo y lo mató. Como David no tenía espada, corrió y se paró al lado del filisteo. Entonces David desenvainó la espada de Goliat y con ella le cortó la cabeza. Así fue como David mató al filisteo.

Ese día, mientras el joven David caminaba rumbo al palacio del rey, pensó en que es natural que el poderoso se regodee en su poder, en su ejército, en sus tierras conquistadas, en su ejército de aduladores. Es normal que quien tiene el poder se sienta intocable y que, investido de soberbia, se levante cada mañana pensando en enjuiciar al mundo y a quienes piensan diferente a él, pero no hay que olvidar que lo que hace parecer fuerte a alguien puede ser su mayor debilidad, concluyó.

CD/GL

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

Otras Columnas:

Abr 19, 2024 / 11:54

Adriana Rojano Pazzi y Xalapa

Abr 17, 2024 / 09:48

Tecnológico de Xalapa, aplicación social del conocimiento

Abr 14, 2024 / 12:58

Fe ciega

Abr 10, 2024 / 10:41

Tecnología contra el crimen, propuesta Verde

Abr 07, 2024 / 09:58

El día del fin del mundo

Abr 03, 2024 / 10:58

El dinero del pueblo, para el pueblo

Abr 01, 2024 / 10:56

Hipólito, contra candidatos chapulines

Mar 31, 2024 / 10:57

Viacrucis en Taxco

Mar 29, 2024 / 10:24

Van controlando incendios en Altas Montañas  

Mar 25, 2024 / 08:42

Movilidad, un reto en Xalapa

Mar 24, 2024 / 10:12

Hijo del abandono

Mar 22, 2024 / 13:52

Abrazos y no balazos: Cuitláhuac

Mar 18, 2024 / 10:31

La soberbia política

Mar 17, 2024 / 09:56

La ficción de la euforia

Mar 13, 2024 / 13:09

Claudia Sheinbaum en el sur de Veracruz

Mar 11, 2024 / 11:03

El derecho a la crítica

Mar 10, 2024 / 11:19

Compasión sin compasión

Mar 08, 2024 / 11:35

¡Qué decepción Marcelo!

Mar 03, 2024 / 10:17

Camionero escatológico

Feb 25, 2024 / 11:46

La teoría de la felicidad

Feb 18, 2024 / 09:46

La mujer que decía malas palabras

Feb 11, 2024 / 09:06

El dinamitero francés

Feb 04, 2024 / 11:19

Ya todos se fueron

Ene 21, 2024 / 10:15

Murió de tristeza

Ene 14, 2024 / 11:53

Cincuenta pesos para un taxi

Ene 07, 2024 / 09:45

Amnesia en día de Reyes

Dic 31, 2023 / 12:21

Regresar de la muerte

Dic 24, 2023 / 12:49

Un libro de 160 Años

Dic 17, 2023 / 11:03

Los puercoespines de diciembre

Dic 10, 2023 / 10:07

El dolor por el bien ajeno

Dic 03, 2023 / 10:58

Vicio solitario

Nov 26, 2023 / 11:05

Blackout existencial

Nov 19, 2023 / 11:36

Puto, putas, putare, la palabra latina

Nov 12, 2023 / 12:11

Post – Its de esperanza

Nov 05, 2023 / 09:29

Inhalando el futuro

Oct 22, 2023 / 10:30

El demonio de la ausencia

Oct 08, 2023 / 09:33

Inocencia perdida

Oct 01, 2023 / 09:37

La pecadora

Sep 17, 2023 / 10:14

En la intemperie

Sep 10, 2023 / 10:24

Fantasma en El Haya

Ago 27, 2023 / 11:32

El amor y sus razones

Ago 20, 2023 / 13:43

El padre ausente

Ago 13, 2023 / 08:29

La muerte de Mila

Ago 06, 2023 / 12:00

La mató por amor

Jul 30, 2023 / 10:10

Amor en el bosque de los Sahuaros

Jul 23, 2023 / 10:32

Amor y Nostalgia Junto al Támesis

Jul 16, 2023 / 10:22

Locura por calor

Jul 02, 2023 / 12:25

Voces de oscuridad

Jun 25, 2023 / 12:07

Jacinto Kone

Jun 04, 2023 / 10:50

Remordimientos existenciales

May 28, 2023 / 10:05

El Precio de Vivir