Ene 21, 2024 / 10:15

Murió de tristeza

Contraseñas

Miguel Valera

Conocí a Rolando en el corazón de Tuxpan, la ciudad de los bellos atardeceres. A mí me gustaba ir a comer zacahuil en “El Tepetzintleco”, en la calle Genaro Rodríguez y luego por la tarde, para refrescarme, buscaba un Timbakey en la “Refresquería El Estudiante”, del Parque Reforma. ¿Han probado el Timbakey? Es un preparado de plátano machacado con grosella, leche clavel y hielo. Una verdadera explosión de sabores.

Llegaba yo en las tardes y casi siempre estaba ahí el hombre, conversando con otros amigos, hablando sobre política, sobre el destino de esta ciudad y del país. Era un hombre de ideales. Creció creyendo en la izquierda y la revolución, aunque muchos de sus amigos, por ejemplo, cuestionaban al ricachón de Fidel Castro y el destino de la isla caribeña. Él se quedaba callado. Se decía que siendo un niño había conocido a Castro Ruz en este puerto, antes de que se embarcara en el yate Granma.

Con Timbakey en mano, mientras las abejas me rondaban, me gustaba escucharlo, pero a cierta distancia. Sólo una vez me dijo: vamos, acércate, no tengas miedo. No, no, le contesté, sigan platicando, me gusta escucharlos, añadí, para luego, con el pretexto de la llegada de Andrea, escabullirme a caminar por el malecón, esperando que la oscuridad de la noche ocultara nuestros besos.

Creo que, en el fondo, a pesar de mi escozor por las izquierdas, le admiraba. Rolando era un tipo de ideales firmes, de convicciones. Creía que era posible un mundo mejor, una ciudad mejor, alejada de los intereses de grupos de personas que sólo buscaban enriquecerse. Además, sabía que la única vía para lograr un cambio era postularse, abanderado por algún instituto político. Así lo hizo, pero los intereses del momento no le favorecieron y al final no logró la candidatura.

Entonces el hombre se apagó. Se alejó de sus amigos, se perdió en la cotidianidad, se esfumó del escenario público. A pesar del intento de muchos por sacarlo de su caparazón, Rolando nunca volvió a la calle. En las tardes calurosos que regresé a la “Refresquería El Estudiante” deseé siempre encontrarlo, pero ya nunca más volví a verlo. Un día supe que había muerto. “Murió de tristeza”, me dijo uno de sus amigos, con quien coincidí en una cafetería.

Juan Tovar, un amigo, viejo psicólogo de la ciudad, me dijo otro día que sí es posible morir de tristeza. Técnicamente se llama “El síndrome del corazón roto”, aunque clínicamente se le denomina “miocardiopatía inducida por estrés o miocardiopatía de takotsubo”. Cualquier persona puede padecer esto. La muerte, el divorcio, la infidelidad o hasta las dolencias físicas pueden causar el síndrome del corazón roto, me comentó.

Yo creo que Rolando Sandoval Gutiérrez murió de eso; no tengo duda, sentenció. Ante un hecho doloroso, una decepción, la pérdida de un trabajo, de un proyecto, aumentan las hormonas del estrés, generando un evento en cadena que puede llevar a la muerte. ¡Incluso te puede pasar con cosas buenas, como sacarte la lotería!, sentenció.

CD/GL

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

Otras Columnas:

Abr 19, 2024 / 11:54

Adriana Rojano Pazzi y Xalapa

Abr 17, 2024 / 09:48

Tecnológico de Xalapa, aplicación social del conocimiento

Abr 14, 2024 / 12:58

Fe ciega

Abr 10, 2024 / 10:41

Tecnología contra el crimen, propuesta Verde

Abr 07, 2024 / 09:58

El día del fin del mundo

Abr 03, 2024 / 10:58

El dinero del pueblo, para el pueblo

Abr 01, 2024 / 10:56

Hipólito, contra candidatos chapulines

Mar 31, 2024 / 10:57

Viacrucis en Taxco

Mar 29, 2024 / 10:24

Van controlando incendios en Altas Montañas  

Mar 25, 2024 / 08:42

Movilidad, un reto en Xalapa

Mar 24, 2024 / 10:12

Hijo del abandono

Mar 22, 2024 / 13:52

Abrazos y no balazos: Cuitláhuac

Mar 18, 2024 / 10:31

La soberbia política

Mar 17, 2024 / 09:56

La ficción de la euforia

Mar 13, 2024 / 13:09

Claudia Sheinbaum en el sur de Veracruz

Mar 11, 2024 / 11:03

El derecho a la crítica

Mar 10, 2024 / 11:19

Compasión sin compasión

Mar 08, 2024 / 11:35

¡Qué decepción Marcelo!

Mar 03, 2024 / 10:17

Camionero escatológico

Feb 25, 2024 / 11:46

La teoría de la felicidad

Feb 18, 2024 / 09:46

La mujer que decía malas palabras

Feb 11, 2024 / 09:06

El dinamitero francés

Feb 04, 2024 / 11:19

Ya todos se fueron

Ene 14, 2024 / 11:53

Cincuenta pesos para un taxi

Ene 07, 2024 / 09:45

Amnesia en día de Reyes

Dic 31, 2023 / 12:21

Regresar de la muerte

Dic 24, 2023 / 12:49

Un libro de 160 Años

Dic 17, 2023 / 11:03

Los puercoespines de diciembre

Dic 10, 2023 / 10:07

El dolor por el bien ajeno

Dic 03, 2023 / 10:58

Vicio solitario

Nov 26, 2023 / 11:05

Blackout existencial

Nov 19, 2023 / 11:36

Puto, putas, putare, la palabra latina

Nov 12, 2023 / 12:11

Post – Its de esperanza

Nov 05, 2023 / 09:29

Inhalando el futuro

Oct 22, 2023 / 10:30

El demonio de la ausencia

Oct 08, 2023 / 09:33

Inocencia perdida

Oct 01, 2023 / 09:37

La pecadora

Sep 17, 2023 / 10:14

En la intemperie

Sep 10, 2023 / 10:24

Fantasma en El Haya

Ago 27, 2023 / 11:32

El amor y sus razones

Ago 20, 2023 / 13:43

El padre ausente

Ago 13, 2023 / 08:29

La muerte de Mila

Ago 06, 2023 / 12:00

La mató por amor

Jul 30, 2023 / 10:10

Amor en el bosque de los Sahuaros

Jul 23, 2023 / 10:32

Amor y Nostalgia Junto al Támesis

Jul 16, 2023 / 10:22

Locura por calor

Jul 09, 2023 / 10:56

David, Goliat y la honda

Jul 02, 2023 / 12:25

Voces de oscuridad

Jun 25, 2023 / 12:07

Jacinto Kone

Jun 04, 2023 / 10:50

Remordimientos existenciales

May 28, 2023 / 10:05

El Precio de Vivir