Feb 25, 2024 / 11:46

La teoría de la felicidad

Contraseñas

Miguel Valera

Me hubiera gustado conocer al empleado del Hotel Imperial en Tokio, que recibió de propina, de manos de Albert Einstein, dos papelitos con dos frases que han sido llamadas “la teoría de la felicidad”. El hecho ocurrió en noviembre de 1922. El físico alemán se había embarcado de Marsella y tocó tierra nipona un 17 de noviembre. Tuvo una gran recepción pues todos querían ver al científico más famoso de la tierra.

Ese niño solitario que empezó a hablar a los tres años haciendo creer a sus padres que podría tener una discapacidad, se quedó fascinado con la ceremonia del té o chanoyu, con la calidez del pueblo nipón y la importancia que le daban al silencio y la hospitalidad. El “camino del té” dura cuatro horas. Es un ritual o liturgia para que el invitado disfrute de comida (chakaiseki) y dos tipos de té (koicha y usucha) en un ambiente estético, intelectual, de reflexión y tranquilidad.

Quizá por eso, por la gran calidez con que fue recibido, por la serenidad de su espíritu luego de la ceremonia del té, cuando un empleado del Hotel Imperial le llevó un paquete a su habitación, en agradecimiento, en vez de propina, le regaló dos mensajes que recién había escrito en la papelería de ese espacio construido por Frank Lloyd Wright y que resistió al gran temblor del 21 de septiembre de 1923.

“Una vida humilde y tranquila trae más felicidad que la persecución del éxito y la constante inquietud que implica”, decía la primera nota. En la segunda se leía: “Donde hay voluntad, hay un camino”. Acostumbrado a recibir monedas por propina, el hombre se quedó sorprendido de este regalo. Sabía, sin embargo, quién era Albert Einstein, el huésped más importante de este hotel y de todo Japón.

El alemán se refería sin lugar a dudas a la teoría del vaso lleno, una teoría desarrollada del origen de la palabra “contento”. Del latín “contentus”, la palabra significa “contenido”, “contener” y aunque la voz expresa “alegría” y “satisfacción”, también “estar contenido”. Es decir, una persona contenta está feliz porque sabe quién es, sabe lo que vale, sus límites, sus alcances, sus virtudes y defectos.

Esto no significa, creo yo, que no tengas ambiciones, que no busques ir más allá, pero sí, que, si bien puedes ser creyente de la posibilidad, del infinito, también sabes estar bien parado en el lugar en que te tocó vivir. La otra frase, la de la voluntad, el científico alemán la repitió en muchas otras ocasiones. Es la fuerza más poderosa que hay sobre la tierra. Es la capacidad del ser humano para ir, para caminar, para seguir hacia adelante. “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, que la electricidad, que la energía atómica; esa fuerza es la voluntad”, dejaría escrito.

Ese joven del Hotel Imperial recibió un regalo que después compartió con la humanidad. Claro, vendido por familiares, porque, como ha escrito Armando Fuentes Aguirre, Catón, “el dinero no da la felicidad, sobre todo si es poco”. Así, en 2017, la casa Winner’s Auctions de Jerusalén subastó los papelitos y la puja alcanzó el millón 586 mil dólares que aún mantiene la felicidad de la familia de ese hombre a quien seguramente recuerdan con cariño.

CD/GL

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

Otras Columnas:

Abr 10, 2024 / 10:41

Tecnología contra el crimen, propuesta Verde

Abr 07, 2024 / 09:58

El día del fin del mundo

Abr 03, 2024 / 10:58

El dinero del pueblo, para el pueblo

Abr 01, 2024 / 10:56

Hipólito, contra candidatos chapulines

Mar 31, 2024 / 10:57

Viacrucis en Taxco

Mar 29, 2024 / 10:24

Van controlando incendios en Altas Montañas  

Mar 25, 2024 / 08:42

Movilidad, un reto en Xalapa

Mar 24, 2024 / 10:12

Hijo del abandono

Mar 22, 2024 / 13:52

Abrazos y no balazos: Cuitláhuac

Mar 18, 2024 / 10:31

La soberbia política

Mar 17, 2024 / 09:56

La ficción de la euforia

Mar 13, 2024 / 13:09

Claudia Sheinbaum en el sur de Veracruz

Mar 11, 2024 / 11:03

El derecho a la crítica

Mar 10, 2024 / 11:19

Compasión sin compasión

Mar 08, 2024 / 11:35

¡Qué decepción Marcelo!

Mar 03, 2024 / 10:17

Camionero escatológico

Feb 18, 2024 / 09:46

La mujer que decía malas palabras

Feb 11, 2024 / 09:06

El dinamitero francés

Feb 04, 2024 / 11:19

Ya todos se fueron

Ene 21, 2024 / 10:15

Murió de tristeza

Ene 14, 2024 / 11:53

Cincuenta pesos para un taxi

Ene 07, 2024 / 09:45

Amnesia en día de Reyes

Dic 31, 2023 / 12:21

Regresar de la muerte

Dic 24, 2023 / 12:49

Un libro de 160 Años

Dic 17, 2023 / 11:03

Los puercoespines de diciembre

Dic 10, 2023 / 10:07

El dolor por el bien ajeno

Dic 03, 2023 / 10:58

Vicio solitario

Nov 26, 2023 / 11:05

Blackout existencial

Nov 19, 2023 / 11:36

Puto, putas, putare, la palabra latina

Nov 12, 2023 / 12:11

Post – Its de esperanza

Nov 05, 2023 / 09:29

Inhalando el futuro

Oct 22, 2023 / 10:30

El demonio de la ausencia

Oct 08, 2023 / 09:33

Inocencia perdida

Oct 01, 2023 / 09:37

La pecadora

Sep 17, 2023 / 10:14

En la intemperie

Sep 10, 2023 / 10:24

Fantasma en El Haya

Ago 27, 2023 / 11:32

El amor y sus razones

Ago 20, 2023 / 13:43

El padre ausente

Ago 13, 2023 / 08:29

La muerte de Mila

Ago 06, 2023 / 12:00

La mató por amor

Jul 30, 2023 / 10:10

Amor en el bosque de los Sahuaros

Jul 23, 2023 / 10:32

Amor y Nostalgia Junto al Támesis

Jul 16, 2023 / 10:22

Locura por calor

Jul 09, 2023 / 10:56

David, Goliat y la honda

Jul 02, 2023 / 12:25

Voces de oscuridad

Jun 25, 2023 / 12:07

Jacinto Kone

Jun 04, 2023 / 10:50

Remordimientos existenciales

May 28, 2023 / 10:05

El Precio de Vivir