Escucha

LUNES 15 DE AGOSTO

El tiempo - Tutiempo.net
May 29, 2022 / 12:17

Entre el ghosting y el gaslighting

Sin medias tintas

Claudia Viveros Lorenzo

Los abusos no solo pueden ser físicos. Los emocionales o psicológicos están a la orden del día e incluso muchas veces se han normalizado tanto, que las red flags (banderas rojas) se toleran tanto que enferman y dañan hasta hacer creer a la víctima que ella es la responsable de las situaciones detonadas por psicópata (llámese él o ella) que tienen junto.

Vamos por partes.

El ghosteo ocurre cuando una persona simplemente toma la decisión de esfumarse y no deja ningún tipo de rastro. Cuando una pareja hace ghosting, se aleja de tu vida sin aclaración. No responderá tus mensajes ni llamadas, o borrará sus cuentas para que no tengas manera de encontrarlo. De un día para otra se pierde en el limbo y obvio, te deja con la sensación de “relación inconclusa”, sin explicaciones válidas y al hacerlo, nade también la sensación del no logro. La autoestima de la víctima se queda con dudas que calan su autoestima, pues siente que no fue suficiente, ni para obtener una explicación. Lo terrible es que cree que la culpa como dije al principio es de ella, cuando es todo lo contrario, hay que tener la certeza y sensibilidad para reconocer que se está tratando con una persona altamente narcisista y con tan baja calidad moral que no logra tener el valor para poder dar término a algo.

El Gaslighting, es un tipo de abuso psicológico en el que se hace a alguien cuestionar su propia realidad, negando, dando por sucedido algo que nunca ocurrió, o presentando información falsa, con el fin de hacer dudar a la víctima, de su memoria, de su percepción o de su cordura. Puede ir desde negaciones simples por parte del abusador, en el sentido de si determinados sucesos ocurrieron o no, o incluso en la escenificación de situaciones extrañas con tal de desorientar a la víctima. Se podría traducir un poco como manipulación. Aquí es muy frecuente que se recurra a frases como: “estás loca, eso no es verdad, te haces novelas en tu cabeza, que gran imaginación tienes, eso nunca sucedió, etc.” Lo que siembra en la víctima duda hasta rayar muchas veces en la inestabilidad y la locura.

No solo en relaciones de pareja se pueden dar, ya que como bien saben los psicópatas están en todos los niveles, desde lo laboral, lo familiar y hasta lo amical. Pero sí es una realidad que en las parejas es donde más se detecta. Y es que empecinados es mantener una relación amorosa, muchos tratan de sobrellevar estas dos conductas maquiavélicas e incluso, maquillarlas, con tal de retener y mantenerse junto a quien han creado dependencia.

En el caso del ghosteo, se vislumbra mucho en quien siempre se encuentra disponible para el otro ser “amado”, aunque pasen periodos en los que se transforma (como su nombre refiere) en un fantasma, pero cuando menos se lo espera, regresa y es recibido como si no hubiera pasado ayer, por lo que el manipulador tiene la posibilidad y seguridad de que siempre será acogido de nuevo por el alto impacto que tiene en el otro, haga lo que haga y pase lo que pase. Autoestima inexistente en la víctima es el ingrediente supremo aquí, y obvio, el manipulador, cuando está cerca, no perderá la oportunidad de destruirla todo lo que pueda con frases como: “sin mí no eres nadie o deberías sentirte afortunada (o) de que este contigo”.

El segundo es bastante peligroso, porque se mantiene en constante, sin despegarse, incluso haciendo que otro raye en la locura, al perder la estabilidad de la realidad y empujarse (automáticamente) a creer que exagera y que es éste el que debe trabajar en sus inseguridades, colocando al manipulador en un estandarte de perfección poco entendible.

Estos abusos se perciben a la orden del día incluso haciéndolos parte de la cultura popular. Me parece que incluso el uso del término “toxicidad” se está manoseando tanto, que se minimiza y naturaliza, cuando debería ser todo lo contrario.

Ante los dos lo que hay que tener claro es que lo más importante es usted, alejar la culpa a toda costa, trabajar en su autoestima y obvio, alejarse del manipulador lo antes posible y buscar ayuda.

Comentarios: draclaudiaviveroslorenzo@gmail.com
Sígame en mis redes:
Facebook: Claudia Viveros Lorenzo
Twitter: @clauss77
Linkendl: Claudia Viveros Lorenzo.

CD/GL

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

Otras Columnas: