Escucha

LUNES 15 DE AGOSTO

El tiempo - Tutiempo.net
Ene 05, 2022 / 17:31

El tiempo por venir

Crónicas Ausentes

Lenin Torres Antonio

El fuego nuevo, un ciclo que fenece el inicio de otro que abre una interrogación inquietante, no tan sólo sobre la continuidad de nuestras vidas y la posibilidad de que continuemos viendo a nuestros seres amados e incluso a los odiados, pero estar ahí, presentes en lo que acontecerá en nuestras vidas en sociedad, en nuestras vidas en soledad.

Es evidente que vivimos tiempos inéditos, confusos, aterradores, más al saber de nuestra vulnerabilidad y que nuestra arrogancia no pudo instalar un “yo eterno y trascendental” como hubiéramos querido, la cosa pública no estaba preparada para estar constituida por configuraciones tan endebles y efímera, para saber que volver a pensarnos es urgente y vital, por eso repetimos de por vida nuestra gramática limitada y secularmente divinizada.

Lo filogenético continuará buscando entre la basura de la ilustración los pedazos de certeza para lograr asirse de algo tangible y controlable, la ciencia causal será sometida a exigencias que pueden hacerla añico, pues “lo humano” seguirá con sus mitos que necesitan otras gramáticas para hacerlos sostenibles y sustentables, más cuando hemos obviado la entropía consustancial a la naturaleza humana, y la complejidad de las partes en el todo y el todo en las partes, el clinamen epicureista nos puso en el camino del no-ser como la única ontología, el ser es temporal.

Apenas hace unas horas pude leer la fe inquebrantable en un sistema económico y social que nunca ha podido cumplir sus promesas de igualdad y felicidad, me temo que la inmensa mayoría éste año será otro de tantos de limitaciones, abusos, pobreza, e incertidumbre, y seguro terminarán el tiempo por-venir como otros tantos con más penas que glorias.

“La bota militar” aplastando las cabezas de los guerrilleros disidentes como metáfora del más fuerte, será la forma más oportuna para describir los aplastamientos a toda asonada de la “diferencia”, para seguir imponiendo el mandato a aceptar que no hay otros mitos, otras gramáticas, otros cánticos, continuará siendo introyectado por el mass media como de costumbre, y ahora con una velocidad espeluznante por la internet, el medio más eficaz para alienar y construir al sujeto necesario que reproduzca el sistema dominante.

La democracia si no es el gobierno de un pueblo sabio y valeroso, continuará siendo el instrumento para legalizar el poder de la élite política y económica de esa minoría del mundo, así que no esperemos milagros en la condición humana, pues es lo que es, una trágica comedia de sinsabores, contradicciones, sometimientos, o como bien se describe con una de las rimas del buen Joaquinito (1), la realidad humana será “como una sonrisa como especie de mueca”.

Tumbado en una silla veía un vídeo donde comparaban los productos de primera necesidad, entre las grandes empresas comerciales, que por cierto a algunas se les condona impuesto y se les regala la luz constitucionalmente con el argumento que son quienes generan el empleo, y rápido se me viene la imagen de los jóvenes denigrados a bailar disfrazados o con poca ropa para publicitar las marcas comerciales de dichas empresas, y la central de abasto de Iztapalapa, y la abismal diferencia (2). Trasladé lo que me hizo pensar esa comparación a fecebook con el comentario, “prefiero el capitalismo neoliberal de Iztapalapa”, y advertí que tuviéramos cuidado con “el canto de las sirenas del espejismo democrático”. No se hicieron esperar comentarios que aluden a el equívoco que la libertad no implica igualdad, salvo que se piense en sistemas totalitarios evadiendo que también estos sistemas demostraron su fracaso y mi comentario no iba en esa dirección, y con irónicos y mórbidos comentarios que en el sistema neoliberal todos tenemos poder adquisitivo, esto últimos me retumba la salida espuria del emprendurismo, “si así lo deseamos, siendo emprendedores seguro tendremos éxito”, no obstante están ahí esas retahílas de incoherencias y despropósitos cuando enfrente tenemos a 10% de seres humanos que tiene más del 78% de las riquezas de un país y del mundo entero, y el otro 90% se las arregla para sobrevivir con el 22% que se les deja.

Seguridad, igualdad, justicia, legalidad, derecho, pluralidad, legitimidad, democracia, etc., ideas sometidas al poder, una historia escrita a priori por los vencedores, la gramática del mundo occidental donde hay “un dios que todo lo puede” pero en muchísimas ocasiones “no quiere ni puede”, del otro lado, los blasfemos, los bárbaros, que sin el prejuicio de la democracia y sus valores, depredan, destruyen, explotan, y compiten con occidente, con los modernos, paradójicamente un mundo “en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño”, aunque nunca se aniquilan destruyen lo que pisan, la tierra quemada; el mundo y la naturaleza, las víctimas, que tarde que temprano cobraran venganza, y que ya enviaron sus primeras incursiones para darnos una probadita del daño que nos espera.

Un tiempo por venir que reafirmará lo asexual, ubicando el goce en las carreteras infinitas de las redes sociales que sin permitir tocarnos perdemos la capacidad de amarnos, de sentirnos, no hay tiempo, un link nos lleva en un instante a infinitos mitos y “misterios”, y nunca podemos detenernos a agotar la experiencia, pues la experiencia implicaba todos los sentidos, y ahora pasamos directo al alma, al cerebro, al espíritu, para obligarlos a repetir su locura infinita, no soy eso que creí ver en el espejo, creímos que tal volumen de información nos acercaría “al otro”, a la mismidad, y a lo que nos acercó es a la “otredad”, el diferente obligado a ser patéticamente igual.

La rebelión de los niños, del silencio, de los que no hablan sino hacen señas, los que se burlan de las pasadas generaciones que se creían dueños de la verdad, ellos que no necesitan tanto tiempo para darse cuenta de la banalidad de nuestra era, de lo predecible de nuestra cultura, de lo mundano de nuestra civilización. Las nuevas generaciones sin ideología ni religión, los libres que todavía son arrastrados por la estupidez de los adultos, ellos, los sin palabras (in-fante), a ellos les pertenece este mundo.

Hubo una vez en que “el otro” importaba, sin la mano del “otro” no había posibilidad de sobrevivir, la demografía hizo al “otro innecesario”, sustituible, a tal grado que el poder de unos cuantos hizo que “los otros” fueran esclavos, simples sirvientes del gran amo, aún hoy los señores del poder ven al “otro” como una cosa, como una plusvalía como lo describe Marx. La economía se inventó para organizar el sistema de explotación, y sofisticar el dominio y remarcar las clases sociales, entre los que tienen y los que no tienen. La política es y ha sido el guión de esta obra tragicómica del humano.

Este tiempo por venir, reafirmará la macabra realidad que la política no sirve para construir sociedades justas, que los apetitos egoístas e individualistas se sobreponen a todo acto civilizatorio, que la inteligencia de las geometría de las pasiones usa a la razón y hasta lo bello para hacerse escuchar y construir ideas para actuar en la superficie, y que sirvamos a los apetitos más oscuros y tenebrosos.

Recurrir a la sabiduría de los ancianos es obsoleto, vayamos a preguntarles a los niños, a los sanos sin ideologías, porque hasta las mismas ciencias administrativas y económicas son ideologías, ellos que pueden estar en un mismo momento y tiempo atendiendo muchos lugares virtuales y físicos tienen algo de respuestas. Acercarnos a ellos sin la estupidez de nuestros arcaicos instrumentos de medición, sin nuestras ideas oscuras y viscerales de educación.

… los adultos tienen prohibido salir de sus casas, hasta que regresen sus churumbeles. A La Ciudad Arquetipo llegamos a las cinco de la mañana, cuando todavía no ha amanecido, y lo primero que hacemos es agarrarnos de las manos y esperamos la salida del Señor Sol. Cuando aparece, unísonos gritamos: ¡Buenos Días Señor Sol! Él nos devuelve el saludo con bellos rayos de luz y energía, nos mira atento y a veces creo que se emociona tanto que se le desprenden lágrimas. Después le pedimos permiso para retirarnos e iniciar nuestras actividades, la señal de su consentimiento es la aparición de un arco iris refractando la luz y dejándonos contemplar sus bellos colores…

Enero de 2022

1).- Joaquín Sabina cantautor español y bohemio, dionisiaco.
2).- https://www.youtube.com/watch?v=kVlL4qJ2kDA

CD/GL

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

Otras Columnas: