Ene 18, 2024 / 11:04

Silencio

Carpe Diem

Manolo Victorio

El periodismo posee variadas vetas que enriquecen la vida cotidiana; hasta coquetea ilusamente con la literatura.
Sin embargo, tiene un ancla que la fija a la realidad social.
El periodista tiene como primera condición al escribir o hablar, referirse a hechos probados, elementos esenciales para que adquieran la categoría de noticias. Esa en la obligación primaria, elemental, camisa de fuerza que ata al periodista con la realidad.
El periodista no puede ir por la vida inventando historias; sería entonces un cronicador de fábulas, narrador de fantasías, constructor de quimeras. No. La realidad debe reflejarse como es.
Tampoco puede el periodista hacer un trabajo militante con la pluma, el micrófono, la libreta, el teclado del ordenador o el telepromter. Cuando el reportero es noticia, generalmente las cosas en la realidad marchan mal. La experiencia nos indica que las desgracias siempre se acurrucan del lado del periodista. Somos imán para la tragedia. Ahí están los números.
La organización Articulo 19 recién colgó en sus plataformas una investigación intitulada «Veracruz de los silencios».
La presentación inicia con una pregunta, abierta, como la herida que supura en los periodistas que hacemos diarismo en este país, en este estado de Veracruz:
¿Por qué matan a periodistas en México?
Se ha dicho que les atacan narcos y también gobernantes, que así lo permite la impunidad, pero nada termina de explicar más de 20 años de violencia. Por eso estudiamos el peor tiempo-espacio: Veracruz 2010-2016 (sexenio de Javier Duarte). Cuando al menos 17 periodistas fueron asesinados y otros 3 desaparecidos en un solo estado. Encontramos que el miedo persiste, que la información desaparece, que las investigaciones no avanzan, los asesinos están libres y muchos tienen más poder ahora. Encontramos un tercer actor decisivo, las empresas de medios. El sector privado como nocivo ecosistema de concentración, conflicto de interés, desigualdad. Aparecen varias pistas nuevas para responder quiénes, cómo y por qué matan a periodistas.
Eso dice el lead, el resumen del trabajo sustentado por Articulo 19.
La única defensa del periodista es la verdad, aun a costa de la integridad física.
En el deber ser, los hechos noticiosos no son alterados por el periodista, que sólo es el mensajero, la correa transportadora de los sucesos en una realidad determinada.
En las aulas de la facultad, en la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la UV, se nos enseñó en la teoría que el periodista puede equivocarse, como lo hace un cirujano al dejar unas gasas en el cuerpo del paciente, como el taxista que se pasa una luz preventiva y provoca un accidente, o un velador que se duerme en horas de trabajo, oportunidad para el ladrón de hurtar lo ajeno en una empresa, industria o negocio.
La diferencia en los yerros de la profesión radica en que el periodista recibe un plomazo en la sien por escribir sobre la realidad que afecta a los intereses de los hombres de los poderes fácticos o institucionales.
No se mata la verdad, matando al periodista, encierra la frase común escrita en cartulinas de protesta de periodistas cuando se movilizan en marchas, en un ¡Ya basta! por la violencia contra el gremio. Es cierto.
Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera, escribió con certeza poética Pablo Neruda.
La verdad os hará libres, escribió Juan el Evangelista.
A los periodistas sólo nos queda la palabra.
No caminamos por la vida enderezando campañas a favor o en contra de nadie, ni militamos en partido alguno, la mayoría de las veces, aunque esta es una condición otorgada por la Constitución, que nos otorga ciudadanía y derechos políticos.
Sin ánimo de auto conmiseración, solo realizamos un trabajo periodístico en cualesquiera de los apartados del oficio: no…

CD/MF

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

Otras Columnas:

Jul 18, 2024 / 09:52

Orden y progreso

Jul 10, 2024 / 11:56

Aceleres

Jun 12, 2024 / 11:50

Gobernadora

Jun 03, 2024 / 12:34

El día después

May 30, 2024 / 13:46

Se acabó

May 20, 2024 / 11:55

Futbol y debates

May 06, 2024 / 09:17

El dilema de meterse o no a la elección

Abr 30, 2024 / 10:22

Debates en solitario

Abr 25, 2024 / 10:56

La fiesta democrática opacada por el festín de sangre

Abr 18, 2024 / 22:52

El rompimiento

Abr 15, 2024 / 12:29

Quincena para el olvido

Abr 12, 2024 / 09:33

Guerra sucia

Abr 08, 2024 / 09:43

Debate frío y sin corazón

Abr 04, 2024 / 11:08

Ganar el espacio público

Abr 01, 2024 / 09:29

Banderazo inicial

Mar 28, 2024 / 10:37

Viacrucis

Mar 25, 2024 / 10:09

Habemus candidatos

Mar 22, 2024 / 11:45

Pax Grilla

Mar 19, 2024 / 22:56

Ruido en la víspera

Mar 15, 2024 / 13:47

Hágase la democracia en los bueyes de mi compadre

Mar 13, 2024 / 11:40

Tres visiones políticas

Mar 08, 2024 / 10:19

La insoportable soledad en la levedad de la casilla

Mar 06, 2024 / 09:23

Hurtos, miedos y propaganda inversa

Feb 27, 2024 / 08:25

Dos vías de la realidad política

Feb 23, 2024 / 10:17

Balazo en el pie

Feb 19, 2024 / 10:05

La elástica democracia

Feb 16, 2024 / 10:18

Los programas de AMLO, la gran bandera morenista

Feb 14, 2024 / 11:23

Calma chicha

Feb 13, 2024 / 22:43

Calma chicha

Feb 06, 2024 / 19:51

Sabor al caldo

Ene 23, 2024 / 11:03

Violencia

Ene 15, 2024 / 09:24

Primer round

Ene 10, 2024 / 11:59

Precampañas

Dic 05, 2023 / 23:29

Diciembre frío

Nov 30, 2023 / 11:02

La oposición se ha resignado a priori a ser aplastada en el 2024

Nov 20, 2023 / 21:33

No habrá Maximato.

Nov 16, 2023 / 09:38

Patear el bote

Oct 18, 2023 / 09:45

Los nuevos redentores de octubre

Oct 05, 2023 / 08:56

El estéril debate de la oriundez

Sep 28, 2023 / 23:35

Zancadillas Morenas

Sep 20, 2023 / 09:33

Sin sorpresas

Sep 13, 2023 / 22:00

Es Nahle

Sep 06, 2023 / 22:42

Vulgares

Sep 04, 2023 / 20:07

AMLO, a un paso del maximato

Ago 21, 2023 / 22:39

Pasa por Veracruz

Ago 16, 2023 / 20:51

Marcelo y la duda existencial

Jul 25, 2023 / 11:29

Grupo MAS y la moderna tienda de raya

Jun 29, 2023 / 10:51

Caballada en tropel

Jun 13, 2023 / 11:08

Democracia a la mexicana

Jun 07, 2023 / 10:39

Libertad

Jun 05, 2023 / 09:14

Consumado está

May 10, 2023 / 10:14

La república apedreada

Abr 26, 2023 / 11:40

Dueño de la agenda, aún guardadito

Abr 12, 2023 / 11:29

El presidente no se equivoca

Mar 28, 2023 / 22:52

Cabildo de escándalos

Mar 21, 2023 / 09:04

El primo del cuate

Mar 15, 2023 / 12:46

Libertades

Mar 08, 2023 / 22:55

Rompan todo

Feb 27, 2023 / 09:30

Marchas

Feb 23, 2023 / 12:23

Lucha social

Feb 17, 2023 / 11:37

Crédito a la palabra

Feb 14, 2023 / 09:52

Futuros anticipados

Ene 31, 2023 / 23:30

Ley Nahle

Ene 30, 2023 / 10:00

El ruido de las desapariciones

Ene 22, 2023 / 22:29

Otra vez Veracruz

Ene 18, 2023 / 11:04

Tragedia

Ene 12, 2023 / 19:56

Similitudes

Ene 06, 2023 / 11:14

Abrazos quirúrgicos

Dic 22, 2022 / 10:32

¡Prensa, no disparen!

Nov 24, 2022 / 11:26

La salvación momentánea del futbol

Nov 10, 2022 / 19:23

Rasquiña magisterial

Oct 28, 2022 / 11:09

Verdades

Sep 08, 2022 / 11:03

Alicaído priismo

Jul 25, 2022 / 18:17

La caída de Winckler

Jun 07, 2022 / 20:16

7 de junio

May 26, 2022 / 11:26

Realidad tergiversada

May 10, 2022 / 14:06

Nada pasará

Mar 31, 2022 / 10:55

Noticias cíclicas

Feb 08, 2022 / 11:54

Numeral 331 (II)

Feb 02, 2022 / 17:25

Numeral 331

Ene 26, 2022 / 10:57

Oficio de tinieblas

Ene 13, 2022 / 09:16

Dos vías

Dic 22, 2021 / 18:20

Abrazos, no

Dic 16, 2021 / 10:30

La dudosa medición del INE

Dic 08, 2021 / 23:42

Primer strike o aguanta que va two out

Nov 17, 2021 / 11:29

La fiesta de Cuitláhuac

Oct 01, 2021 / 11:31

Aceleres

Sep 23, 2021 / 08:59

Derrota moral

Ago 02, 2021 / 12:42

Consulta

Jul 08, 2021 / 21:29

Dos relatos