Escucha

DOMINGO 26 DE JUNIO

El tiempo - Tutiempo.net
Nov 19, 2021 / 14:57

Sistema de justicia laboral sólido con resultados evidentes: Enrique Priego

La implementación de la reforma laboral ha sido exitosa, sostiene el presidente del Poder Judicial al presentar el libro El Nuevo Sistema de Justicia Laboral en México

Villahermosa, Tab.- Contamos con un sistema de justicia laboral con bases sólidas, cuyos resultados han sido evidentes e inmediatos, expresó el magistrado Priego Oropeza al presentar el libro El Nuevo Sistema de Justicia Laboral en México, del consejero de la Judicatura Federal, Sergio Javier Molina Martínez.


Comentó que Tabasco ha sido referente a nivel nacional toda vez que con la reforma, cuya bandera es el respeto a los derechos humanos, existía una expectativa que del total de los conflictos laborales por lo menos 60 por ciento se resolviera a través de la conciliación, no obstante este porcentaje de casos resueltos ha llegado hasta 80 por ciento en la actualidad.

Son menos los asuntos que llegan a judicializarse y de los que llegan ante tribunales un buen porcentaje se concluye en las primeras audiencias por conciliación. Este resultado se debe a que los jueces exhortan a las partes en conflicto a llegar a un arreglo conciliatorio para lo cual aplican medidas alternas de solución.

Refirió que desde el 18 de noviembre de 2020 Tabasco, Campeche, Chiapas, Durango, Estado de México, San Luis Potosí y Zacatecas dieron paso al nuevo modelo laboral surgido a raíz de la reforma constitucional de febrero de 2017. Éste tiene como base la libertad sindical, la creación de los centros de conciliación --donde el trabajador cuenta con la oportunidad de resolver sus controversias a través de la mediación y conciliación--, y la creación de los tribunales laborales que disponen de personal especializado y capacitado.


En el marco del primer aniversario de la implementación del sistema de justicia laboral, el magistrado Enrique Priego y el secretario de Gobierno, Guillermo Arturo del Rivero León, analizaron la obra de Sergio Javier Molina, que el autor pretende se convierta en una contribución para elevar los estándares de respeto a todos los derechos que corresponden a los trabajadores, empleadores y sindicatos, con la cobertura de un constitucionalismo social que rescata la dignidad de estos sectores.


En su obra, Molina Martínez destaca las condiciones adversas que se están viviendo globalmente y los esfuerzos realizados por las entidades federativas en el país en la implementación del sistema.


En la introducción del texto --prologado por el reconoció jurista argentino Eugenio Raúl Zaffaroni, en cuyo honor la sala de juicios orales del juzgado mercantil del tribunal tabasqueño lleva su nombre--, el autor reconoce que hubo quienes declinaron a poner en marcha el ordenamiento ante el reto que representaba, “tema que, además, entiendo de primera mano, y que con profundo orgullo y satisfacción del deber cumplido, Tabasco es una experiencia de éxito”, sostuvo el titular del Consejo de la Judicatura.


Este culmen se basa, dijo, en la sana coordinación con el Poder Ejecutivo tabasqueño, hace un año a cargo del hoy secretario de Gobernación (Segob), Adán Augusto López Hernández, con el Poder Legislativo y el acompañamiento de la secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde Luján.


El presidente del Tribunal Superior de Justicia aseguró que el sistema laboral entra a la reivindicación del constitucionalismo social, y manifestó que la ceremonia llevada a cabo en el auditorio Eduardo Alday Hernández de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), conlleva la satisfacción del deber cumplido por el logro en la implementación del nuevo sistema de justicia lgaboral en la entidad.

Indicó que el autor, quien además fue magistrado del tribunal colegiado del vigésimo séptimo circuito, de Cancún, Quintana Roo, magistrado adscrito a la Visitaduría Judicial, y titular de la Unidad de Implementación de la Reforma en Materia de Justicia Laboral del Consejo de la Judicatura Federal, nos invita a reflexionar cómo la pandemia ocasionada por el virus SARS-CoV-2 trastocó los sistemas socio-político y económico.

De diversas maneras, estos cambios inciden en el nuevo sistema de Derecho laboral y la transformación de la cultura de los derechos humanos, para revalorar las relaciones colectivas de trabajo, la democracia y libertad sindical, así como la libre contratación colectiva, con un sistema de justicia laboral que se rige por modelos de gestión judicial y administrativa con altos estándares de seguridad social, apuntó.


Recordó que el sistema fomenta la cultura de la conciliación para resolver los conflictos laborales y plantea esfuerzos continuos en el ánimo de garantizar acceso a la justicia laboral efectiva, cercano a los justiciables, con especialistas eficientes, tecnologías de la información y comunicaciones acordes a la exigencia de la reforma.


Observó que en los seis capítulos del libro el catedrático de las universidades Nacional Autónoma de México (UNAM), Autónoma de Coahuila, y La Salle expone su contribución al nuevo sistema de justicia laboral que va desde la conciliación, el nuevo derecho sindical en México, los principios del procedimiento, la defensa jurídica adecuada, los elementos tecnológicos y plantea prospectivas sobre la construcción de garantías procesales en esta materia del trabajo, por lo que la obra es imprescindible para todo jurista en México.


Tabasco, ejemplo nacional


En su intervención, el secretario de Gobierno, Guillermo del Rivero León, aseveró que si los estudiantes de Derecho, litigantes e impartidores de justicia desean estar actualizados sobre el tema este libro es muy importante para conseguir ese cometido.


Explicó que el 24 de febrero de 2017 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma laboral y debió realizarse otra reforma a las normas secundarias en 2019, mientras en Tabasco se concretaron adecuaciones tanto normativas que correspondieron al Congreso estatal, como administrativas. Mencionó que trabajar de la mano del Poder Judicial esas adecuaciones normativas permitió llevarlas a buen puerto. “Como había una buena coordinación entre los poderes Ejecutivo y Judicial pudimos hacerlo y Tabasco se convirtió en ejemplo nacional, subrayó el ex coordinador jurídico del gobierno estatal.


Sergio Javier Molina Martínez detalló que su libro pretende ser una semilla para la discusión, una propuesta ordenada y clara de los temas comunes y alguien no podrá estar de acuerdo, pero se pone a disposición de los expertos.
Estableció que se pretende hacer una reivindicación de la materia para entre todos poner en el centro de la atención la dignidad humana y preservar los derechos humanos, contenidos en el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales, y el derecho al trabajo considerado como derecho social desde 1917 en la Constitución Política de México y la Constitución alemana de Weimar en 1919.


Aseguró que no se podrá avanzar en el conocimiento de esta nueva concepción del sistema de justicia si se ve como una carga, porque representa la puerta para que los ciudadanos accedan a la justicia y se debe reconocer que no sólo los juzgadores imparten justicia, ya que resolver las controversias a los ciudadanos, sea por medio de un juez o un conciliador, es acercarles la justicia y establecer puertas de acceso, es una nueva forma de impartir justicia sin formalismos y ágil.


El autor consideró a la conciliación un verdadero arte y técnica que, mediante la comunicación entre las partes, deja que emerjan las diferencias y a través de los lenguajes verbal y no verbal ubiquen los puntos de encuentro.
Afirmó que en este nuevo sistema los jueces se deben convertir en verdaderos rectores y directores del proceso para que los litigantes acorten sus planteamientos y se logre la verdadera oralidad que evite técnicas dilatorias que hacían que los procesos se alargaran.


Molina Martínez pidió mesura en el discurso, ya que la reformas constitucionales y legales por sí solas no cambian la realidad, por sí solas no van a modificar las estructuras y los vicios que por décadas se mantuvieron. Representa, por tanto, un esfuerzo conjunto con el profundo respeto entre los poderes, frente a la academia, los litigantes, funcionarios públicos, jueces, magistrados, todos en una misma sintonía, porque si hay sujetos del proceso que se capaciten más, que conozcan más y el resto se queda rezagado no se va a transformar la realidad, el sistema va a colapsar y será deslegitimado frente a la sociedad que reclama modelos eficaces, finalizó.
*

CD/GL

Notas del día: