May 30, 2024 / 13:46

Se acabó

Carpe Diem

Manolo Victorio

El pistoletazo que recibió José Alfredo Cabrera Barrientos candidato abanderado por la coalición PRI-PAN-PRD: Fuerza y Corazón por Coyuca, a la alcaldía de Coyuca de Benítez, Guerrero, a 30 centímetros de su nuca, en un ataque abierto, cobarde, nos remitió al pasado.


Se revivió en el colectivo la escena donde Mario Aburto Martínez presumiblemente -a 30 años de distancia todo es confuso aún- disparó dos balazos, uno en la sien y el otro en el abdomen a Luis Donaldo Colosio, en la polvareda de Lomas Taurinas, un 23 de marzo de 1994.


El revolver Taurus .38 que llegó a las manos de Aburto procedente del ilegal trasiego de armas de Estados Unidos, se volvió un icono del magnicidio más famoso en la historia moderna de este país donde la barbarie sólo cambió de marca de arma, en este ultimo caso, una escuadra Glock 17 que puede percutir hasta 19 tiros, y que, según los especialistas, no se encasquilla.


La fría numeralia de los candidatos asesinados en este proceso electoral, el más violento de la historia, que nos deja un testeo amargo en la boca a unas horas de la jornada electoral, también es voluble, inestable, manoseada.
El gobierno de Andrés Manu

el López Obrador dijo esta semana en voz de Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana que no son tantos los candidatos asesinados; apenas 22, cifra a la que habrá que sumársele la ejecución en pleno mitin de candidato coyuquense José Alfredo Cabrera Barrientos.


A contrapelo de los conservadores, emisarios del pasado que no se han ido en seis años del espectro de la violencia que recorre este país, Arturo Espinosa Silis, director de Laboratorio Electoral, registra más de 270 incidentes de violencia en el proceso electoral, de esta cifra se desprenden 36 asesinatos de candidatos, precandidatos o aspirantes a candidaturas (sin contabilizar del crimen de Coyuca) y 82 asesinatos de gente vinculada al proceso electoral, incluidos familiares de candidatos, precandidatos o aspirantes que han sido víctimas del proceso electoral, esta cifra incrementa todos los días, se desconoce la metodología del gobierno actual.


Que más da que sean 23 o 37 los abanderados asesinados con la exacerbación descarada de la alevosía, premeditación y ventaja, como vimos en la persona de un joven sicario que se metió en shorts a un mitin para descargar todo el peine de su Glock en la humanidad del José Alfredo Cabrera Barrientos, ajusticiado espontáneamente ahí mismo, en la cancha de básquetbol de Coyuca de Benítez y cuyo cuerpo yacía a unos pasos de su víctima.


Esa es la imagen del México violento que habitamos, un párrafo símil sin retoques ni estridencia literaria de la ficción de “La Virgen de los sicarios” del colombiano Fernando Vallejo.


La impronta que nos dejan a unas horas del soliloquio de la casilla, donde, en la soledad de la mampara debemos cruzar la candidatura de nuestra elección, cinco en el caso de Veracruz, es que el poder factico de la delincuencia organizada se impone sobre el poder constitucional del gobierno democráticamente electo.


Lo que deshebramos los ciudadanos a unas horas de embuchar las boletas en las urnas es que la frontera entre la decencia, honorabilidad, buenas costumbres y probidad que debieran ser las banderas de candidatos y candidatas, quedaron borradas ante la desequilibrada lógica de la delincuencia que usa los ropajes de la política para lograr sus fines: el poder político que cubra los ilícitos en el trasiego de influencias, drogas, personas, combustibles, pastilla de fentanilo, extorsión, cobro de piso y demás expresiones encaminadas a la acumulación de poder y dinero.


Ya no hay distinción entre la política y la delincuencia a ojos del elector.


Todo está revuelto, este período de silencio de tres días, donde se cesaron los 52 millones de spots televisivos y radiofónicos, donde las lonas de los candidatos y candidatas sirven para techar los gallineros o los portillos abiertos en las casas de lámina en las barriadas pobres, sólo servirá para decidir si vale la pena ir a votar o quedarse en casa, ante la revoltura de la vida política.


Atrás, como discursos de párvulos en kermés escolar, quedaron las expresiones coloquiales en las campañas, donde la política es una oportunidad para cambiar el nivel de vida, como lo dijo Alicia del Castillo, candidata de Morena a la presidencia municipal de San Ciro de Acosta, San Luis Potosí, quien en el arranque de su campaña dijo que: “necesito ser presidenta municipal porque quiero arreglar mi casa, quiero arreglar mi calle. Necesito dejarla lista porque no va a haber otra oportunidad”.


Cuentos de niños ante una violencia que no admite adversarios, donde el puntero es bajado al calor del plomo, donde el poder se adquiere a la mala, en un México donde no hemos aprendido a competir con dignidad ni a respetar a quienes tienen más simpatías de la gente en una disputa por una alcaldía, una curul, una gobernatura o a la primera magistratura del país.


La obligación, sin embargo, es el optimismo, la esperanza y la fe que son elementos infaltables a la hora de opinar, es darle la recomendación de ir a votar este domingo, es el papel que nos toca interpretar en esta democracia mostrenca que aún no se amansa a pesar de los abrazos.
Es lo que hay.


Atrás quedaron las campañas donde el territorio se ganó a base de amenazas, denuestos, crímenes atroces, frases huecas, promesas quiméricas, discursos que nos prometen un mejor mañana; ahora toca ir a votar, aún presas del miedo, la incertidumbre y la incertidumbre.


Se acabó el proceso proselitista, viene ahora la reflexión.


A desenrollar el dilema de un país enconado, dividido, clasificado, cosificado y etiquetado en dos bandos, como si fuésemos soldados en una guerra de secesión que divide a los buenos y a los malos.
Nada de eso.


Hay que votar.


columnacarpediem@gmail.com

Únete a nuestro canal de Whatsapp y entérate de las noticias más relevantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y más.

CD/GU

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

Otras Columnas:

Jul 18, 2024 / 09:52

Orden y progreso

Jul 10, 2024 / 11:56

Aceleres

Jun 12, 2024 / 11:50

Gobernadora

Jun 03, 2024 / 12:34

El día después

May 20, 2024 / 11:55

Futbol y debates

May 06, 2024 / 09:17

El dilema de meterse o no a la elección

Abr 30, 2024 / 10:22

Debates en solitario

Abr 25, 2024 / 10:56

La fiesta democrática opacada por el festín de sangre

Abr 18, 2024 / 22:52

El rompimiento

Abr 15, 2024 / 12:29

Quincena para el olvido

Abr 12, 2024 / 09:33

Guerra sucia

Abr 08, 2024 / 09:43

Debate frío y sin corazón

Abr 04, 2024 / 11:08

Ganar el espacio público

Abr 01, 2024 / 09:29

Banderazo inicial

Mar 28, 2024 / 10:37

Viacrucis

Mar 25, 2024 / 10:09

Habemus candidatos

Mar 22, 2024 / 11:45

Pax Grilla

Mar 19, 2024 / 22:56

Ruido en la víspera

Mar 15, 2024 / 13:47

Hágase la democracia en los bueyes de mi compadre

Mar 13, 2024 / 11:40

Tres visiones políticas

Mar 08, 2024 / 10:19

La insoportable soledad en la levedad de la casilla

Mar 06, 2024 / 09:23

Hurtos, miedos y propaganda inversa

Feb 27, 2024 / 08:25

Dos vías de la realidad política

Feb 23, 2024 / 10:17

Balazo en el pie

Feb 19, 2024 / 10:05

La elástica democracia

Feb 16, 2024 / 10:18

Los programas de AMLO, la gran bandera morenista

Feb 14, 2024 / 11:23

Calma chicha

Feb 13, 2024 / 22:43

Calma chicha

Feb 06, 2024 / 19:51

Sabor al caldo

Ene 23, 2024 / 11:03

Violencia

Ene 18, 2024 / 11:04

Silencio

Ene 15, 2024 / 09:24

Primer round

Ene 10, 2024 / 11:59

Precampañas

Dic 05, 2023 / 23:29

Diciembre frío

Nov 30, 2023 / 11:02

La oposición se ha resignado a priori a ser aplastada en el 2024

Nov 20, 2023 / 21:33

No habrá Maximato.

Nov 16, 2023 / 09:38

Patear el bote

Oct 18, 2023 / 09:45

Los nuevos redentores de octubre

Oct 05, 2023 / 08:56

El estéril debate de la oriundez

Sep 28, 2023 / 23:35

Zancadillas Morenas

Sep 20, 2023 / 09:33

Sin sorpresas

Sep 13, 2023 / 22:00

Es Nahle

Sep 06, 2023 / 22:42

Vulgares

Sep 04, 2023 / 20:07

AMLO, a un paso del maximato

Ago 21, 2023 / 22:39

Pasa por Veracruz

Ago 16, 2023 / 20:51

Marcelo y la duda existencial

Jul 25, 2023 / 11:29

Grupo MAS y la moderna tienda de raya

Jun 29, 2023 / 10:51

Caballada en tropel

Jun 13, 2023 / 11:08

Democracia a la mexicana

Jun 07, 2023 / 10:39

Libertad

Jun 05, 2023 / 09:14

Consumado está

May 10, 2023 / 10:14

La república apedreada

Abr 26, 2023 / 11:40

Dueño de la agenda, aún guardadito

Abr 12, 2023 / 11:29

El presidente no se equivoca

Mar 28, 2023 / 22:52

Cabildo de escándalos

Mar 21, 2023 / 09:04

El primo del cuate

Mar 15, 2023 / 12:46

Libertades

Mar 08, 2023 / 22:55

Rompan todo

Feb 27, 2023 / 09:30

Marchas

Feb 23, 2023 / 12:23

Lucha social

Feb 17, 2023 / 11:37

Crédito a la palabra

Feb 14, 2023 / 09:52

Futuros anticipados

Ene 31, 2023 / 23:30

Ley Nahle

Ene 30, 2023 / 10:00

El ruido de las desapariciones

Ene 22, 2023 / 22:29

Otra vez Veracruz

Ene 18, 2023 / 11:04

Tragedia

Ene 12, 2023 / 19:56

Similitudes

Ene 06, 2023 / 11:14

Abrazos quirúrgicos

Dic 22, 2022 / 10:32

¡Prensa, no disparen!

Nov 24, 2022 / 11:26

La salvación momentánea del futbol

Nov 10, 2022 / 19:23

Rasquiña magisterial

Oct 28, 2022 / 11:09

Verdades

Sep 08, 2022 / 11:03

Alicaído priismo

Jul 25, 2022 / 18:17

La caída de Winckler

Jun 07, 2022 / 20:16

7 de junio

May 26, 2022 / 11:26

Realidad tergiversada

May 10, 2022 / 14:06

Nada pasará

Mar 31, 2022 / 10:55

Noticias cíclicas

Feb 08, 2022 / 11:54

Numeral 331 (II)

Feb 02, 2022 / 17:25

Numeral 331

Ene 26, 2022 / 10:57

Oficio de tinieblas

Ene 13, 2022 / 09:16

Dos vías

Dic 22, 2021 / 18:20

Abrazos, no

Dic 16, 2021 / 10:30

La dudosa medición del INE

Dic 08, 2021 / 23:42

Primer strike o aguanta que va two out

Nov 17, 2021 / 11:29

La fiesta de Cuitláhuac

Oct 01, 2021 / 11:31

Aceleres

Sep 23, 2021 / 08:59

Derrota moral

Ago 02, 2021 / 12:42

Consulta

Jul 08, 2021 / 21:29

Dos relatos