Jun 19, 2024 / 12:57

Padre estrangula a un niño e intimidó a profesores; vio a su hijo sufriendo bullying

* El padre reaccionó contra el alumno y los profesores de la institución tras ver cómo agredían a su hijo en una escuela de Liverpool

Un padre ha sido acusado de estrangular a un niño de 11 años e intimidar a los profesores de una escuela después de presenciar cómo atacaban a su hijo en el patio de recreo de la Escuela Birkenhead Park, en Liverpool (Reino Unido). El hombre, de 42 años, perdió la calma al ver a su hijo siendo golpeado y pateado por otro alumno y, según se informa, irrumpió en las instalaciones escolares, agarró al niño por el cuello y lo arrastró, dejándole una marca roja visible.

El incidente no terminó ahí. Según los informes, el padre se enfrentó a dos maestras, Pauline Kirwan y Lindsay Weekes, a las que les lanzó insultos. El padre, que compareció ante el Tribunal de Magistrados de Liverpool el 17 de junio, se declaró inocente de agresión y de dos cargos de acoso intencional, alarma o angustia.

El hombre explicó que había agarrado al chico por el cuello de la chaqueta de su uniforme "por una fracción de segundo" después de gritarle que parara.

"Vi a mi hijo salir con (el chico) y lo estaba empujando y golpeando. Al principio pensé que era un amigo, pero cuando se acercaron vi que lo estaba empujando y golpeando y esperé porque vi que había profesores allí: el Sr. Mee y la Sra. Weekes. Los profesores estaban charlando, hablando entre ellos.

"Tenía una vista clara. Cuando se acercaban a las puertas, todo empeoró. Estaba golpeando la parte posterior de la cabeza de mi hijo, pateándolo, tratando de hacerle una llave en la cabeza. Miré al maestro y pensé: '¿por qué estás ahí?' ¿Solo estoy charlando cuando veo que mi hijo se lastima? Pero al final no pude evitarlo, tuve que intervenir". "Entré a la propiedad de la escuela y grité que bastara. Lo agarré por el cuello. Simplemente lo agarré por el cuello y lo arrastré lejos. Como padre, ¿qué haces?".

FILE PHOTO: A view of scaffolding outside Hornsey School for Girls, in London, Britain, September 1, 2023. REUTERS/Hollie Adams/File Photo

El niño, el director Peter Mee y la profesora Pauline Kirwan dijeron que el padre había agarrado al niño por el cuello. Luego fue confrontado por el personal y se comportó agresivamente con ellos. El fiscal Matthew Dixon explicó:

"Los maestros lo confrontaron y comprensiblemente se enojó porque ninguno de ellos ayudó a su hijo, porque mientras están en esa escuela, estos individuos tienen el deber de cuidar a su hijo. En su opinión, han estado descuidando su deber. En ese momento, después de haber sido provocado por este incidente, perdió el control".

"Estabas molesto, estabas enojado. Te dije que eras tú quien se estaba metiendo en la cara del maestro porque estabas enfurecido por lo que habías visto, enfurecido por cómo te habían tratado". Añadió: "Hemos escuchado a tres profesores decir que usted era el padre más agresivo y enojado que habían conocido en 30 años de enseñanza".

El padre admitió haber levantado la voz y haber insultado al personal del colegio, pero destacó que no se trataba más que de un caso de "desahogo general" sin intención de acosar, causar alarma o perturbar la tranquilidad de nadie. Después del incidente, también envió un correo electrónico para disculparse por su comportamiento, una medida que, según él, no es indicativa de culpabilidad, sino simplemente de su intento de ser "un buen ciudadano".

"Es evidente que fue un incidente que le causó malestar. Ha visto cómo atacaban a su hijo. Creo que se equivoca en cuanto al alcance de esa agresión. Creo que ha intervenido de manera desproporcionada. Ha ido más allá de la legítima defensa en defensa de su hijo. Ha agarrado al niño por el cuello. Lo ha sujetado, no se ha limitado a tirar de él por la chaqueta. Y cuando se ha enfrentado al hecho de que sus acciones estaban mal, ha actuado con ira hacia los profesores. Ha hecho que teman la violencia y ha querido molestarlos", añadió el fiscal.

En defensa del padre, Kirsty Ruddin dijo: "(El padre) es claro en su relato al afirmar que presenció cómo atacaban a su hijo y vio a los maestros de pie; entonces sintió que no tenía otra opción que actuar en defensa propia de su hijo. Describió que se acercó, gritó 'para', el niño no se detuvo y para proteger a su hijo lo agarró por el cuello y se lo llevó con una fuerza razonable y proporcionada y interrumpió la pelea. "Él acepta que después se estaba desahogando, que estaba molesto, que era un padre preocupado, pero en ese momento no tenía intención de causar alarma ni angustia por acoso. Envió un correo electrónico a la escuela pidiendo disculpas por su comportamiento, ya que no quería que se sintieran molestos, pero no aceptó que hubiera hecho nada malo".

FILE PHOTO: General view of a empty classroom at Nettlefield Primary School as the majority of schools in the UK close while the spread of the coronavirus disease (COVID-19) continues. Belfast, Northern Ireland March 20, 2020. REUTERS/Jason Cairnduff/File Photo

Tras escuchar las declaraciones del personal de la escuela Birkenhead Park, del padre y de los dos chicos implicados en el incidente, el juez de distrito Paul Healey declaró que "El Sr. Mee, la Sra. Kirwan y la Sra. Weekes tienen una amplia experiencia docente en la escuela Birkenhead Park. Reconocen que es una escuela exigente. Todos ellos sostienen que nunca han experimentado nada parecido al comportamiento (del padre) ese día en cuestión, sacando pecho, invadiendo su espacio personal, gritando y maldiciendo".

"Estoy seguro de que el día en cuestión perdió el control. Vio un incidente que involucraba a su hijo y al otro chico. En ese momento, perdió el control y decidió impulsivamente entrar en las instalaciones de la escuela y tomar el asunto en sus propias manos". "En cuanto al agarre (del niño), estoy convencido de que lo agarraron por el cuello. Esto está claramente corroborado por fotografías (de la marca roja) que son consistentes con un agarre en el cuello. No acepto lo que dices sobre un agarre en el cuello".

En cuanto al enfrentamiento entre el padre y los profesores, dijo: "Después del agarrón, usted se dispuso a descargar su ira y frustración con los miembros del personal docente. Pensé que el Sr. Mee, la Sra. Kirwan y la Sra. Weekes eran testigos creíbles. Me dijeron una y otra vez que nunca habían visto una situación de esta gravedad antes. Tenían miedo de lo que usted podría haber hecho".

El hombre, que no tenía antecedentes penales, fue declarado culpable de todos los cargos y será sentenciado en el Tribunal de Magistrados de Liverpool el mes que viene.

"Trabajamos en una comunidad maravillosa que se caracteriza por tener padres atentos que se preocupan por sus hijos y están comprometidos con su educación. Este incidente no caracteriza a nuestra comunidad, es responsabilidad exclusiva de (el hombre) que se comportó de una manera totalmente irresponsable e ilegal", dijo Mike Kilbride, director ejecutivo de la escuela Birkenhead Park. "Nuestro personal intervino para proteger a un niño, se pusieron en una situación desafiante y lo hicieron con altos niveles de profesionalismo y valentía. Los felicito por su comportamiento y espero que (el hombre) ahora muestre pleno remordimiento por su comportamiento terrible."

Con información de: Excélsior

CD/YC

Notas del día: