Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo Whatsapp Logo Telegram

El tiempo en Boca del Río, Veracruz:
Dic 6, 2019 / 08:00
Evangelio del Día
Evangelio del Día
¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68

Viernes, 6 De Diciembre
Viernes de la primera semana de Adviento
Calendario ordinarioVer el comentario abajo
San Nicolás de Mira , Santa María del Carmen Salles Más...

Evangelio según San Mateo 9,27-31.
Cuando Jesús se fue, lo siguieron dos ciegos, gritando: "Ten piedad de nosotros, Hijo de David".
Al llegar a la casa, los ciegos se le acercaron y él les preguntó: "¿Creen que yo puedo hacer lo que me piden?". Ellos le respondieron: "Sí, Señor".
Jesús les tocó los ojos, diciendo: "Que suceda como ustedes han creído".
Y se les abrieron sus ojos. Entonces Jesús los conminó: "¡Cuidado! Que nadie lo sepa".
Pero ellos, apenas salieron, difundieron su fama por toda aquella región.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.
Bulle

San Máximo el Confesor (c. 580-662)
monje y teólogo
Centuria sobre la teología V, 34-35, 42, 45, Filocalia de los Padres Népticos (Trad. sc©evangelizo.org; Cfr Philocalie des Pères neptiques, Paris, DDB-Lattès, 1995)

La gracia que Dios nos ha dado (Rom 12,6)
Cada uno de nosotros posee la energía manifiesta del Espíritu en proporción a la fe que está en él (cf. Rom 12,6). De este modo, cada uno es el intendente de su propia gracia. Nunca quien esté bien dispuesto podrá desear algo de quien es honorado por la gracia, en cuanto que sobre él mismo reposa la disposición para recibir los bienes de Dios. Lo que hace que los bienes de Dios permanezcan en nosotros, es la medida de la fe de cada uno. Ya que es en la medida que creemos que nos es dado el fervor en la acción. El que actúa, revela la medida de su fe en proporción a la acción: recibe la medida de la gracia según cuanto ha creído. (…)
Por las elevaciones parciales de las virtudes, con la ayuda de Dios, hagamos converger hacia su finalidad los carismas que nos fueron compartidos,. Para que no dejemos ciega y como sin ver nuestra fe, privada de las luces que dan las obras del Espíritu. En la medida que esté en nuestra posibilidad, no enceguezcamos en nosotros mismos los ojos divinos de la fe. (…)
Quien no cumple las órdenes divinas de la fe, posee una fe ciega. Porque ya que las órdenes de Dios son luz (cf. Is 26,9 en la Biblia LXX), quien no cumple las órdenes de Dios está sin luz divina. Deja sin respuesta el llamado divino, no responde verdaderamente.



Lc 10, 21-24.

Jesús se llena de júbilo por la sencillez de aquellos que han acogido el amor de Dios, lo han experimentado no desde la prepotencia, la soberbia y la inteligencia sino desde la sencillez y la humildad. Jesús por todo ello alaba y bendice al Padre.

Dejémonos llevar por la Palabra, por Jesús que es la palabra y que anda buscando ser acogido; no nos opongamos a ella ni busquemos entender con toda la claridad lo qué hay en él. Dejémonos llevar como la rama que se deja conducir por la corriente del Río, que a diferencia de ella nosotros sí somos conscientes a dónde llegaremos.

Hoy también debemos llenarnos de alegría, mientras somos un pueblo en marcha debemos sentirnos dichosos de que vamos al encuentro del Señor, no podemos ir tristes; la esperanza es la que nos da la alegría y sabemos que caminamos para obtener la promesa dada por Jesús. Lo adverso, venzámoslo; despiertos, avancemos hacia el Reino de Dios.

Feliz martes.

CD/GL

Notas Relacionadas:

El Evangelio, hoy lunes 03 de junio

EN TIEMPO REAL
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio