Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo Whatsapp Logo Telegram

El tiempo en Boca del Río, Veracruz:
Nov 7, 2017 / 13:30
Pancho y Lili, no eran ni cañeros, solo son golpe de muerte en Gramínea de la Cuenca
Aldo Rodríguez Camacho
Pancho y Lili, no eran ni cañeros, solo son golpe de muerte en Gramínea de la Cuenca
Cosamaloapan, Ver., Ni Francisco Lozada Bravo ni Liliana Pérez Morales, eran cañeros o tienen orígenes campesinos, menos conocieron la lucha por conformar la primera organización disidente en el ingenio San Cristóbal, cuando en 2008 Rafael Castro Honorato, al lado del ilustre Cándido Armas Peña, tomaron las instalaciones de la CNPR buscando participar en el proceso de elección del nuevo dirigente, aunque después gracias al apoyo del líder estatal de UGOCM Benito López Orozco, se pudo conformar Gramínea de la Cuenca.

El nombre de la organización fue propuesto por el mismo Cándido Armas Peña, estimado cañero de Nopaltepec, versador, culto e idealista que por desgracia murió en medio de la pobreza, un año antes del asesinato de Rafael Castro Honorato, quien dicho sea de paso, nunca ejerció en la practica el cargo de Secretario de Finanzas, a la que él mismo con su trayectoria campesina, le otorgó la afiliación de muchos cañeros, nombrándola “Gramínea de la Cuenca”.

Rafael Castro, en un movimiento de rebeldía cañera, se hizo llamar en la radio local el “Amigo del Cañero”, por la venta de refacciones para carretas cañeras, después de ser eléctrico y taxista, de lo que él mismo se llenaba de orgullo, pudiendo alcanzar también su carrera universitaria, como abogado, encumbrándose como un hombre de éxito, por sus esfuerzos en la vida.

Castro Honorato, conquistó la cima del poder cañero a partir del año 2011, cuando logró pertenecer al Comité de Calidad y Producción Cañera, en el sexenio del Presidente de México, Felipe Calderón, al tener voz y voto en el jugoso poder económico junto con las organizaciones CNC y CNPR del ingenio San Cristóbal, gracias al respaldo de Benito López Orozco.

Tras su muerte en octubre el año pasado, la madre de sus hijos la actual sindica electa del Ayuntamiento de Cosamaloapan, la joven Liliana Pérez Morales, que es la tesorera de Gramínea y el sucesor de Castro Honorato, Francisco Lozada Bravo, han olvidado a los precursores del movimiento de independencia cañera, entre ellos a la familia de Cándido Armas.

Ahora como líderes cañeros por golpe de muerte, más no de suerte, no solo han defraudado a la familia de Armas Peña, sino al amigo de Fallo Castro, Rafael Pérez Hernández que puso su vida, el día de su ejecución, sin que a la fecha indemnicen a sus huérfanos.

Durante el primer informe de labores de un hombre desconocido, como Pancho Lozada Bravo, ajeno al sector cañero, en medio de una farsa política, se dijo que se rendía homenaje al fundador Rafael Castro Honorato, tal vez celebrando que ahora pudo alcanzar el poder y el dinero.



Notas Relacionadas:

Anuncian pago final de zafra a cañeros del San Cristóbal
Se define cuota del Seguro Social para cañeros
Cierra Unión de Cañeros de CNPR parcialmente instalaciones por Covid 19

EN TIEMPO REAL
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio