Escucha

DOMINGO 14 DE AGOSTO

El tiempo - Tutiempo.net
Dic 29, 2021 / 07:43

Evangelio del día 29 de diciembre de 2021

Miércoles, 29 De Diciembre
5o día de la Octava de Navidad
Calendario ordinario

San David A.T. San Tomás Becket

Evangelio según San Lucas 2,22-35.

Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor,
como está escrito en la Ley: Todo varón primogénito será consagrado al Señor.
También debían ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la Ley del Señor.
Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él
y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor.
Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley,
Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo:
"Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido,
porque mis ojos han visto la salvación
que preparaste delante de todos los pueblos:
luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel".
Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él.
Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: "Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción,
y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos".

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

.........................

Liturgia bizantina
Hinmo Akatistos a la Madre de Dios (siglo VII), 9-16

"Simeón los bendijo"

Tras contemplar los Magos
la Estrella que sigue divinos caminos,
siguieron su resplandor, y tomándola por antorcha,
al Señor poderoso hallaron por su medio.
Y accediendo hasta el inaccesible, se alegraron,
exclamándole:
¡Aleluya!
Vieron los hijos de los caldeos,
en las manos de la Virgen, al que a los hombres
plasmó con su mano.
Y considerándolo Señor, a pesar de su forma de
siervo, se apresuraron a honrarlo con regalos
y a exclamar a la Santa:
Salve, Madre del astro sin ocaso.
Salve, destello del místico día.
Salve, tú apaciguas el fuego del fraude.
Salve, tú iluminas a los iniciados de la Trinidad.
Salve, de su imperio derrocaste al tirano inhumano.
Salve, tú mostraste a Cristo, Señor y amigo del hombre.
Salve, tú del bárbaro culto nos libraste.
Salve, tú nos protegiste de las obras del fango.
Salve, tú cesaste el culto del fuego.
Salve, del fuego de las pasiones nos apartas.
Salve, para los fieles guía de prudencia.
Salve, gozo de todas las generaciones.
¡Salve, virginal Esposa!
A punto estaba Simeón de salir de este mundo
embaucador, cuando niño le fuiste entregado. Más
en esto fuiste conocido cual perfecto Dios, y por
eso, ante tu inefable sabiduría, extasiado quedó,
clamando:
¡Aleluya!
El Logos incircunscrito, sin marcharse
completamente de lo alto, por entero moraba con
los de aquí abajo. Pues la condescendencia divina
no ha sido tan sólo cambio de lugar, sino ante todo
el nacimiento desde una Virgen llena de Dios,
que esto oye:
Salve, habitáculo del infinito Dios.
Salve, puerta del venerable misterio.
Salve, de infieles perpleja lección.
Salve, indudable gloria de los fieles.
Salve, santísimo carro del que está sobre los querubines.
Salve, vivienda suprema del que está sobre los serafines.
Salve, en una concilias las cosas contrarias.
Salve, conjugas virginidad y parto.
Salve, por ti fue absuelta la falta.
Salve, por ti fue abierto el paraíso.
Salve, la llave del Reino de Cristo.
Salve, esperanza de bienes eternos.
¡Salve, virginal Esposa!
El mundo de los Ángeles en pleno
quedó absorto con la gran obra de tu encarnación.
Pues contempló como Dios inaccesible para todos
hecho hombre accesible, al que con nosotros
habita, que así escucha de parte de todos:
¡Aleluya!

CD/JV

Notas del día: