Oct 12, 2021 / 08:00

Evangelio del 12 de octubre de 2021


¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68
Ver evangelio en línea

Martes, 12 De Octubre
Martes de la vigesimoctava semana del Tiempo Ordinario
Calendario ordinario


Nuestra Señora del Pilar , Beato Carlo Acuttis

Evangelio según San Lucas 11,37-41.

Cuando terminó de hablar, un fariseo lo invitó a cenar a su casa. Jesús entró y se sentó a la mesa.
El fariseo se extrañó de que no se lavara antes de comer.
Pero el Señor le dijo: "¡Así son ustedes, los fariseos! Purifican por fuera la copa y el plato, y por dentro están llenos de voracidad y perfidia.
¡Insensatos! El que hizo lo de afuera, ¿no hizo también lo de adentro?
Den más bien como limosna lo que tienen y todo será puro.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.


BulleSan Alfonso María de Ligorio (1696-1787)
obispo y doctor de la Iglesia
6º Discurso de la novena de Navidad (Œuvres spirituelles, Noël, Saint-Paul, 1993), trad. sc©evangelizo.org

Un corazón realmente de Dios

Comprendamos que nuestro corazón pertenecerá enteramente a Dios desde el día que le remeteremos toda nuestra voluntad, cuando no queramos más que lo que él quiere. Dios sólo desea nuestro bien y felicidad. “Cristo ha muerto, dice el Apóstol Pablo, para ser el Señor de muertos y vivos. Sea que vivamos, sea que muramos, pertenecemos al Señor” (cf. Rom 14,8-9). Jesús quiso morir por nosotros, ¿qué más podía hacer para conquistar nuestro amor y devenir el único Maestro de nuestro corazón? A nosotros ahora, con nuestra vida y nuestra muerte, mostrar al cielo y a la tierra que no nos pertenecemos más, sino que somos enteramente de nuestro Dios y sólo de él.
¡Cuánto desea Dios ver un corazón todo suyo! ¡De qué ardiente amor lo ama! ¡Qué marcas de ternura le prodiga desde ahora! ¡Que bienes, felicidad y gloria le prepara en el cielo! (…)
¡Almas fieles! Caminemos al encuentro de Jesús: Si tiene la felicidad de poseernos, nosotros tenemos la felicidad de poseerlo a él: el intercambio es mucho más ventajoso para nosotros que para él. “Teresa”, dijo un día el Señor a la santa de Ávila, “hasta aquí no fuiste enteramente mía. Ahora que eres toda a mí, debes saber que soy enteramente a ti”. (…) Dios arde de un extremo deseo de unirse a nosotros, pero es necesario que tengamos especial cuidado en unirnos a él.

CD/GL

Notas del día: