Nov 17, 2021 / 14:33

Estudiantes de la Universidad Industrial de Santander ganaron concurso de la NASA con proyecto que busca producir alimentos para astronautas

El grupo de investigación Ámbar de la Universidad Industrial de Santander, de acuerdo con lo que reportaron medios de comunicación como Vanguardia y Blu Radio, se ganó un reconocimiento por parte de la Nasa y de la Agencia Espacial de Canadá, gracias a su proyecto Agro-Migra, un sistema de producción de alimentos para astronautas. Los colombianos participaron con cerca de 300 equipos de diferentes países. El Julián Rodríguez Ferreira, director del grupo de investigación Cemos y del semillero Aeroespacial SCUA, fue el líder del equipo Ambar, y acompañó a los estudiantes María Alejandra Sánchez, Sergio Oliveros y Sik-Lad Ortiz.

“La tarea era diseñar un sistema de producción de alimentos para viajes de larga duración, como los realizados a la Luna y Marte. Debíamos cumplir con las condiciones de que fuera una alimentación balanceada y que se pudiera producir en el espacio”, comentó Julián Rodríguez, en testimonios recopilados por Vanguardia. El equipo de estudiantes de desempeña en áreas como Ingeniería Química, Ingeniería Electrónica e Ingeniería Mecánica, respectivamente.

La creación de los colombianos consiste en un gabinete que funciona como un micro hábito para cultivar plantas terrestres y acuáticas. Así mismo, permite tener crustáceos, peces pequeños y vinagre. El artefacto tiene un volumen de 1,99 m3 y está compuesto por 11 cámaras de cultivo: ocho para microverdes, brotes y cultivos tradicionales, tres para plantas acuáticas, peces y unos crustáceos llamados Dafnias. Tiene, a su vez, un espacio para la producción de bebida de kéfir y vinagre que sirve como alimento y materia prima para las demás cámaras de cultivo.

“Este es un ciclo cerrado que permite hacer varias cosas al tiempo, los deshechos de los peces sirven de abono a las plantas, al tiempo, las plantas producen el oxígeno para los peces y para la producción del vinagre”, explicó el doctor. Según detallaron los expertos, la idea es producir la mayor cantidad de alimentos de calidad utilizando menos recursos en poco tiempo, por lo que cada cámara de cultivo se une a otras y funcionan a modo de circuito, “una línea de producción, donde se reutilizarán todos los subproductos”.

“Actualmente las misiones espaciales lo que hacen es enviar naves con los alimentos, nuestro proyecto busca potencializar el cultivo de productos en el espacio y esto va a reducir los costo (…) La idea fue crear un sistema donde podamos aprovechar el mayor de recursos posibles”, explicó María Alejandra Sánchez, estudiante de noveno semestre de Ingeniería Química, en una entrevista con Blu Radio.

La cabina, además, tiene sistemas autónomos de iluminación, de circulación de agua, de temperatura y humedad, por lo que reduce las cantidades de tiempo en las que se realizan las acciones de producción de alimentos. El diseño puede ser adaptado a sistemas de energía renovable y podría ser integrado en el suelo. El artefacto puede ser modificado en tamaño, lo que permitiría el cultivo de plantas más grandes. “Creamos esta dieta orgánica para astronautas. Este alimento se puede consumir sin cocinar ni preparar otros platos con nuestro deshidratador”, comentó Rodríguez sobre el tipo de alimentos que pueden generarse con ayuda del Agro-Migra.

El concurso, patrocinado por la Fundación Mathusaleah, y conducido por Martha Stewart, no entregó un incentivo económico al equipo colombiano, pues, así lo indicaban las condiciones antes de la inscripción. “Los equipos internacionales no aplicábamos a los premios en efectivo pero sí tenemos el reconocimiento especial que nos llegará de la Nasa. Y pues es el primer concurso de la Nasa que se gana un equipo de Bucaramanga, de ahí que el mérito sea mayor”, añadió Rodríguez en su diálogo con el diario local, en donde, a su vez, dijo que el paso siguiente es poner en práctica el diseño. Los equipos ganadores de Estados Unidos y Canadá, por su parte, se llevaron premios de hasta 25.000 dólares.

Los demás concursantes, recordó Rodríguez, venían de parte de empresas multinacionales del sector de alimentos, “incluso varias de ellas en el mercado espacial o universidades de bastante prestigio y pues logramos que nuestro trabajo hiciera figurar no sólo a la UIS sino a Bucaramanga y Colombia”, concluyó en su entrevista con Vanguardia.

“En zonas de la tierra donde el acceso de alimentos sea difícil, se podrá aplicar porque el proyecto es un ecosistema”, comentó Sik-lad Ortiz Peña, en Blu Radio.

Con información de: infobae.com

CD/JV

Notas del día: