Nov 05, 2021 / 06:00

Efemérides del periodismo mexicano, Juan de la Granja

El 5 de noviembre de 1851 fue inaugurado el primer tramo de telégrafo en México -180 kilómetros, de la ciudad de México a Nopalucan-, y menos de seis meses después se completó hasta Veracruz, tocando las ciudades de Puebla, Orizaba, Córdoba y puntos intermedios.  Entonces Juan de la Granja, el concesionario  que en 1827 en Nueva York había fundado la revista El Noticioso de Ambos Mundos, primer diario en español en Estados Unidos, donde defendió a México y se opuso a la intervención de Washington en la cuestión texana, dijo: “El cielo ha protegido mis trabajos y a eso debo el honor de ver coronados mis esfuerzos habiendo dado al público la prueba de bulto que yo esperaba”. Fue designado como primer director de Telégrafos.

Juan de la Granja nació en Balmaceda, provincia de Vizcaya en España, 1785. Recibió su educación en esa localidad, pasó luego a Madrid y se dedicó al comercio. Llegó a la Nueva España en 1814 y se radicó en la ciudad de México como comerciante, viajando constantemente a Estados Unidos y América Central. “Nombrado en 1838 vicecónsul de México en Washington, y como premio a su conducta y en prueba del agrado con que se habían visto sus importantes y distinguidos servicios al gobierno, se le declara ciudadano mexicano y es nombrado cónsul general en el vecino país del norte”.

Rotas las relaciones diplomáticas entre los dos gobiernos, regresó a México en 1846; se estableció por algún tiempo en Querétaro, y en 1848 fue electo diputado por Jalisco al Congreso que se reunió en la ciudad de Querétaro.

Trabajó con denuedo para introducir y explotar los nuevos telégrafos electromagnéticos, y obtuvo la concesión solicitada por decreto del presidente José Joaquín de Herrera, fechado el 10 de mayo de 1849.

Con muchos trabajos y pesares, pues perdió la mayor parte de su capital en esta empresa, pudo hacer sus primeros experimentos en una botica de la calle de Monterilla, el 28 de octubre de 1850, y siendo el resultado satisfactorio, se dispuso a hacer un nuevo ensayo en un mayor trayecto, eligiéndose el que mediaba entre Palacio Nacional y el Colegio de Minería… En estos ensayos, la gente, con infantil curiosidad, formaba grupos en derredor de los operarios.

Juan de la Granja fue inhumado el 7 de marzo de 1853, en el Panteón de San Fernando, “pero sus restos ya no se encuentran en el panteón, ni en el monumento (con una estatua que representa a Juan de la Granja sentado, fabricada en bronce por el escultor J. Aranda), pues están ahora confundidos en la fosa común de este panteón  a donde se les arrojó en el año en el año 1863, al exhumarse su sepultura por falta de refrendo de ésta”, dice José Manuel Villalpando César de El Panteón de San Fernando ( 1981).

CD/JV

Notas del día: