Escucha

MIERCOLES 10 DE AGOSTO

El tiempo - Tutiempo.net
Ene 17, 2022 / 08:21

Cazarín, estuche de monerías

Mucho se ha dicho del diputado tuxtleco: bueno, malo, de todo. Lo único que sí se puede certificar y está a la vista de todos es que después de Cuitláhuac García Jiménez y Rocío Nahle, el personaje de Morena más conocido en Veracruz es, sin lugar a duda, el ya famoso  diputado Cazarín -el Carón-.

Habría que echarle nada más una checadita a sus redes sociales para darnos cuenta de que Cazarín es todo un influencer.

De sus aspiraciones no habla. Sólo ha dicho que seguirá la línea de su partido y que él apoya a Rocío Nahle para la gubernatura.

Textualmente dijo a un medio que lo descartaran, que no le faltaba a las líneas de su partido, luego de que el Presidente dijo que Rocío era presidenciable y si no era presidenciable será gobernadorable.

Y es que es un hombre de pocas palabras. Hasta donde se sabe rehúye de las entrevistas.

Recientemente, en la detención de Fabián N, alcalde electo de Lerdo, con quien se le quiso involucrar, sólo dijo: no soy policía ni fiscal. En pocas palabras, le dejó la tarea a la Fiscalía.

Y lo que a veces no se entiende es que teniendo el Congreso 13 millones de pesos de presupuesto en medios, no los utilice para salir en su defensa y promoción personal.

Lo cierto es que el gobernador Cuitláhuac García siempre sale en su respaldo. Y ahora hasta Rocío Nahle, quien recientemente se entrevistó con él en Coatzacoalcos.

Cazarín es un operador de la 4T. Los golpes más duros pegados a la oposición de Morena los ha dado Cazarín y con mucha fuerza.

Nada más habría que recordar alguno de ellos: la destitución del fiscal Jorge Winckler, el desafuero al exdiputado Eric Aguilar, el desafuero a los presidentes municipales de Actopan y Mixtla, la cancelación de Portilla en el ORFIS (que buscaba la reelección).

También, su clara intervención en la postulación de magistrados en el Poder Judicial y, ahí mismo, la mano fuerte para destituir a Sofía Huerta.

Para la oposición -y más para los panistas- ha sido un permanente dolor de muelas. En el caso de Tito Delfín, cuando Fernando Yunes quiso declarar contra el Gobernador, no demoró Cazarín ni una hora en salir a revertirle el tema, comprobándole que la carpeta de investigación fue puesta por el propio Winckler, lo que dejó en shock a los panistas.

Y en la pasada campaña, se le vio recorrer todo el estado promocionando a los candidatos de su partido.

Pero por si fuera poco todo esto, la cereza en el pastel han sido los secos golpes pegados al clan Yunes, donde el equipo directo de Ricardo Exsome lo ha señalado como uno de los cerebros, tanto en la destitución de Chiqui Yunes, como en la reciente elección municipal, donde tuvo que ceder a su esposa Paty Loberia, que si no es por la intervención de Monreal y Dante con los magistrados de la Sala Regional quien sabe qué hubiera pasado.

Y es que el tuxtleco aparte de tomar al “toro por los cuernos” como presidente de la JUCOPO, con estas decisiones y operaciones políticas, ha logrado algo que es muy difícil en su quehacer: ganarse el gusto del pueblo.

Hasta un dirigente estatal de un partido le dijo, "no friegues, hasta por poner un zapato en sus redes la gente le aplaude".

Es que ha impactado tanto su forma peculiar de hacer política. Y si no, chequen las ligas de sus videos con millones de reproducciones o las transmisiones en vivo con sus amigos gruperos veracruzanos. Y es que un día lo ves en el Congreso del Estado, otro día los ves hablando de temas políticos y luego lo ves con un saco de cemento, o en un baile regional, o comiendo tacos en cualquier puesto. Así es este personaje político, social, de barrio.

La mezcla de celebrar sus triunfos políticos con la cazariña de Cuauhtémoc Blanco ya es un sello político que hasta muchos imitan.

Por todo este resumen donde seguramente se me pasan algunas cosas más, a Cazarín le han surgido ataques desde el interior en su propio partido.

Lo cierto es que se ha dado a conocer en la política como su amado equipo de futbol, el América, que lo amas o lo odias.

Y después de salvarse por tercera vez de Covid-19, seguro pondrá en sus redes: ódiame más.

CD/YC

Otras: