Jun 09, 2024 / 19:34

Catalizadores de auto ‘patito’ impactan al medio ambiente

Ciudad de México.- El alto costo de los catalizadores de los vehículos, cuyo precio va de los 10 mil hasta los 30 mil pesos, dependiendo el modelo del automóvil, genera que los conductores compren piezas usadas o clones —cuyo valor ronda los dos mil y siete mil pesos—, las cuales, al no contar con metales preciosos entre sus componentes, no logran transformar los gases nocivos en gases nobles o inertes que son menos contaminantes, lo que impacta considerablemente en el medio ambiente.

El valor de un catalizador es tan elevado ya que cuentan con un panel de cerámica que tiene un recubrimiento de metales preciosos: dos gramos de paladio, entre tres y cinco gramos de platino y algunos miligramos de rodio. Éste último, uno de los metales naturales más valioso del mundo, incluso que el oro, se tasa en 3 millones 12 mil 833 pesos el kilogramo. Mientras que el platino ronda los 576 mil 233 pesos por kilo y el paladio los 557 mil 786 pesos el kilogramo.

Los convertidores catalíticos tienen una vida útil en promedio de 120 kilómetros y “depende del mantenimiento preventivo que le hagas al coche; la afinación, el lavado de inyectores, limpieza del sistema de combustión en general”.

Me han tocado carros que son 2023 y el catalizador ya está fallando. En lo personal yo tengo un 2002 y el catalizador está trabajando sin ningún problema”, detalló para Excélsior, César Morales, mecánico automotriz.

En lo que va del año se han registrado 12 contingencias ambientales en la Zona Metropolitana del Valle de México —igualando el récord de 1993— debido a la alta concentración de partículas contaminantes generadas por las fábricas, los vehículos y camiones de carga, así como por las altas temperaturas por las olas de calor.

De acuerdo con datos del Inegi, hasta abril de 2024, el parque vehicular en el país era de 37 millones 227 mil 89 vehículos, y expertos estiman que al menos el 40 por ciento tiene algún tipo de problema con el catalizador.

(Como) no altera mucho el funcionamiento (del vehículo), muchos no traen catalizador, se lo quitan y traes la luz Check Engine prendida en el tablero, lo pudiera incrementar un poco el paso de combustible y por ende más gases tóxicos a la atmósfera”, detalló César.

Además de la compra de catalizadores patito, otra problemática son los mofleros, quienes cambian las piezas de agencia por una clon para venderlas ilegalmente debido al alto costo de los metales preciosos.

Me han tocado muchos casos que (los mofleros) quitan el catalizador original, el cliente lleva su catalizador nuevo a poner, el original lo guardan, le quitan los metales, lo lavan y lo vuelven a revender, pero en mi experiencia, que yo sepa, no se pueden lavar porque como tiene la piedra, el metal se va desgastando, entonces ya no es la misma función”, indicó.

El requerimiento de estas piezas en los autos para verificar no es nuevo en México. Pese a ello, hay vehículos que consiguen pasar el proceso en la Zona Metropolitana del Valle México, incluso hasta con el holograma cero con el famoso brinco.

Tú podrás traer un convertidor de agencia, uno que te venda un taller o no traer y aún así el carro va a pasar. Es bien sabido que en la CDMX y el Edomex los vehículos van a pasar (la verificación).

A nosotros como tal no nos piden que revisemos si trae convertidor el carro. Con que el vehículo tenga presión es más que suficiente. No es así como que yo me agache a hacerle la inspección visual y diga ‘ah, éste no trae convertidor, éste sí lo trae y es el de agencia’. Con que tenga presión positiva del escape con eso es más que suficiente para que el carro pueda pasar”, explicó a Excélsior un técnico verificador, quien pidió mantenerse en el anonimato.

Al negocio de la venta ilegal de catalizadores se suman los negocios preverificadores.

Lo que hacen es que rentan su servicio para llevar a verificar tu carro, te dejan en un local y te dicen ‘sabes qué, me lo rechazaron y lo voy a llevar a checar’, tú confiado sueltas tu carro. Entonces lo llevan a un moflero para quitarle el catalizador. Se van más con los carros de gama alta porque obviamente el convertidor es más grande y vale un poco más.

Cortan, sueldan un cacho de tubo, una rosca, vuelven a soldar el sensor de oxígeno y es como engañan a la computadora. Nadie revisa su vehículo, porque como ya te entregaron tu holograma te vas feliz, pero no traes el convertidor y tu carro empieza a fallar después”, aseguró.

Con información de: excelsior.com.mx

CD/JV

Notas del día: