Escucha

LUNES 15 DE AGOSTO

El tiempo - Tutiempo.net
Dic 26, 2021 / 09:07

🙏Evangelio del 26 de Diciembre de 2021

¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68

Domingo, 26 De Diciembre
La Sagrada Familia de Jesús, María y José, Fiesta
Calendario ordinario


Santa Vicenta María López y Vicuña , Beata Inés Phila

Evangelio según San Lucas 2,41-52.

Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén en la fiesta de la Pascua.
Cuando el niño cumplió doce años, subieron como de costumbre,
y acabada la fiesta, María y José regresaron, pero Jesús permaneció en Jerusalén sin que ellos se dieran cuenta.
Creyendo que estaba en la caravana, caminaron todo un día y después comenzaron a buscarlo entre los parientes y conocidos.
Como no lo encontraron, volvieron a Jerusalén en busca de él.
Al tercer día, lo hallaron en el Templo en medio de los doctores de la Ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas.
Y todos los que lo oían estaban asombrados de su inteligencia y sus respuestas.
Al verlo, sus padres quedaron maravillados y su madre le dijo: "Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Piensa que tu padre y yo te buscábamos angustiados".
Jesús les respondió: "¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?".
Ellos no entendieron lo que les decía.
El regresó con sus padres a Nazaret y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba estas cosas en su corazón.
Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.


BulleSan Agustín (354-430)
obispo de Hipona (África del Norte), doctor de la Iglesia
El matrimonio y la concupiscencia, 1,11; Sermón 51

Un verdadero matrimonio, una verdadera familia

    Cuando el ángel dijo a José: «No tengas reparo en llevarte a María, tu mujer» (Mt 1,20) no se equivocó... Llamarle «mujer» no era en vano, ni mentiroso, porque esta Virgen era el gozo de su marido de una manera tanto más perfecta y admirable por ser madre sin la participación de ese marido, fecunda sin él, pero fiel con él. Es por este matrimonio auténtico que merecieron ser llamados, uno y otro, «padres de Cristo» - no tan sólo ella, «su madre», sino también él «su padre» en tanto que esposo de su madre, padre y esposo según el espíritu, no según la carne. . Los dos –él, sólo por el espíritu, ella incluso en la carne- son padres de su humildad, no de su nobleza; padres de su debilidad, no de su divinidad. Fijaos en el Evangelio, que no puede mentir: «Su madre le dijo: ‘Hijo, ¿ por qué has hecho esto? No ves como tu padre y yo te buscábamos angustiados’?».
    Ã‰l, queriéndoles decir que tenía, además de ellos, un Padre que le había engendrado sin madre, les respondió: «¿Por qué me buscabais? ¿No sabéis que yo debo estar en la casa de mi Padre?» Y para que nadie piense que hablando de esta forma renegaba de sus padres, el evangelista añade: «Bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad»... ¿Por qué se sometió a aquellos que eran tan inferiores a él por su naturaleza divina? Porque «se anonadó a sí mismo tomando la condición de siervo» (Fil 2,7), y según este orden ellos eran sus padres. Si no hubieran estado unidos por un matrimonio verdadero, aunque sin intercambio carnal, no se les hubiera podido llamar, a los dos, los padres de esta naturaleza de siervo.
* * *
Contemos, pues, por la línea de José, porque, como es marido casto, es igualmente casto padre... ¿Acaso se le dice: «Porque no lo engendraste por medio de tu carne»? Pero él replicará: «¿Acaso ella le dio a luz por obra de la suya?». Lo que obró el Espíritu santo, lo obró para los dos. Siendo, dice Mateo (1,19), "un hombre justo". Justo era el varón, justa la mujer. El Espíritu Santo, que reposaba en la justicia de ambos, dio el hijo a ambos.

Notas del día: