Escucha

MARTES 28 DE JUNIO

El tiempo - Tutiempo.net
Dic 29, 2021 / 06:00

📜 Efemérides del Periodismo Mexicano: Juan Antonio Mateos Lozada

El periodista, escritor y político Juan Antonio Mateos Lozada falleció el 29 de diciembre de 1913 en la Ciudad de México, donde había nacido el 24 de junio de 1831.

Inició sus estudios en la capital de la República, pero a causa de la invasión norteamericana se trasladó a la ciudad de Toluca para continuarlos en el Instituto Científico y Literario del Estado de México donde fue discípulo de Ignacio Ramírez, El Nigromante, y condiscípulo de Ignacio Manuel Altamirano.

Posteriormente volvió a la Ciudad de México y siguió sus estudios de derecho en el Colegio de San Juan de Letrán.

A los 24 años de edad empezó su carrera de periodista político publicando el artículo “La reacción” en El Monitor Republicano. Uno de sus biógrafos, Irineo Paz, dice en Los hombres prominentes de México que Mateos: Durante la invasión francesa estableció en la capital algunos periódicos, desafiando audazmente la terrible penalidad del Código Militar aplicado a las leyes de imprenta. Un brillante artículo en defensa de Nicolás Romero le atrajo la cólera del mariscal Bazaine y juzgado sumariamente en las cortes marciales, se le sepultó en un calabozo de la ex Acordada, cárcel de Belén.

Indultado Mateos y puesto en libertad, volvió a empuñar la pluma, recibiendo varias advertencias, y al fin de una noche fue asaltado por un enjambre de esbirros y metido en la diligencia, llevado a los calabozos de San Juan de Ulúa y de allí a las mortíferas playas de Yucatán, sin más consuelo que la honrosa compañía de una docena de patriotas, entre los cuales se hallaba el ilustre Ramírez.

Vuelto del destierro en 1867, fue a incorporarse en el Ejército de Oriente bajo las órdenes del General Porfirio Díaz que venía sembrando en rápida marcha la savia prodigiosa de sus victorias. Triunfante la República, el presidente D. Benito Juárez lo nombró secretario de la Suprema Corte de Justicia. Pasó después al Congreso de la Unión donde ha permanecido ocupando un asiento entre los más brillantes oradores parlamentarios (1888).

El 8 de noviembre de 1871 volvió a ingresar en forma permanente al periodismo, cuando atendió al llamado que le hizo el impresor Vicente García Torres para que se ocupara en la redacción de El Monitor Republicano, de la parte política en la sección de Editoriales; igualmente comenzó a escribir numerosas noticias correspondientes en la sección de La Gacetilla.

El doctor José Barragán, en Juan A. Mateos. Periodista liberal, explica: Lejos la intervención, derrotada la reacción, la lucha se enfrasca alrededor de la defensa de tres hombres: Juárez, Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz. La prensa de entonces tomó partidos y las figuras entraron a la polémica.

A fines de 1871, Mateos escribió en El Monitor censurando la política del gabinete de Juárez, él apareció afiliado a las huestes del porfirismo y encontramos su razón en la lealtad al amigo con el cual había luchado en 1867 contra los últimos vestigios del retroceso; estas cuestiones nos explican su partidarismo y sus artículos nos hacen conocer ya no sólo la ética, sino también el pensamiento de la oposición; las bases de la lucha y su controversia política.

El 30 de agosto de 1873 se separó de la redacción de El Monitor, quedando solamente como colaborador esporádico; sin embargo, el 1 de enero de 1874 ingresó al diario El Correo del Comercio como redactor en jefe y responsable. El 2 de junio siguiente abandonó este puesto y a principios de enero de 1875 volvió al periodismo en El Siglo Diez y Nueve: “Los fueros de La Reforma penetraron al público lector a través de los radicales artículos de Mateos, que defendió la constitucionalización de las Leyes de Reforma y la aplicación del Código Fundamental a las organizaciones eclesiásticas”.

Colaboró también en las publicaciones Los Papachos, hoja de combate que defendía las ideas liberales y que fue fundada por Altamirano: La Orquesta, El Boquiflojo, El Imparcial, la Revista Universal, y fue redactor y jefe de El Telégrafo; escribió para La Sombra y fundó en septiembre de 1881 El Correo de las Cámaras, con Agustín R. González.

Fue autor de El cerro de las campanas, Sacerdotes y caudillos, Los insurgentes, El sol de mayo, Memorias de un guerrillero, La majestad caída, etcétera; de obras teatrales y de otras de poesía.

CD/YC

Notas del día: