Boca del Río, Veracruz, México Martes 25 de julio de 2017
Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo RSS Logo Whatsapp
Logo Portada
El tiempo en Boca del Río, Veracruz:
Jul 17, 2017 / 10:30
Seguimos firmes… Testimonio de un alcohólico
Seguimos firmes… Testimonio de un alcohólico
*Algunos compañeros ya recibieron la primera visita de sus familiares
De nueva cuenta otro inicio de semana. Los días parecen ser lentos. Voy entrando a la sobriedad. La mente se empieza a despejar y creo que todo va hacia adelante. Mis recuerdos de Veracruz siguen en mi mente. Ayer dos de mis compañeros tuvieron su primera visita de familiares.

Sentí bonito cuando llegaron los familiares de mis compañeros. Los observaba como diciendo ya casi me toca. Faltan dos semanas más. Nos alertan que no nos dobleguemos. Que nos vayamos a quejarnos y que nuestras familias opten por llevarnos de aquí.

Aquí no hay nada de golpes físicos, maltratos o algo que ponga en riesgo nuestra integridad. El único castigo por decirlo de alguna manera es que nos restringen la tortilla cuando no obedecemos o hacemos alguna indicación correctamente.
De ahí en fuera todo está bien gracias a Dios.

La nostalgia y las ganas de irnos han empezado a pasar. Vamos cumpliendo con el objetivo de 2 de octubre no se olvida, eso indica que vamos con la promesa de cumplir con nuestra misión de estar tres meses en este centro de rehabilitación.

De la literatura de AA:

¿No puede un miembro de A.A. beber ni siquiera cerveza?

Naturalmente, en A.A. no existen preceptos de carácter obligatorio y nadie vigila a los miembros para cerciorarse de si están bebiendo o no. La respuesta a esta pregunta es que si un individuo es alcohólico no puede arriesgarse a tomar alcohol en ninguna forma. El alcohol no deja de ser alcohol aunque esté en la forma de un martini, un whisky con soda, un brandy con agua, una copa de champaña o un vaso de cerveza. Para un alcohólico, una bebida alcohólica en cualquier forma puede ser demasiado, y veinte tragos de licor pueden no bastarle.

Para asegurarse de su sobriedad, el alcohólico tiene que abstenerse totalmente del alcohol, sin que para nada importe la cantidad y sin que influyan la mezcla y el grado de concentración que se crea capaz de soportar.

Claro está, que muy pocos son los que pueden emborracharse con sólo una o dos botellas de cerveza. El alcohólico lo sabe tan bien como cualquiera. Puede hasta convencerse de que apenas va a tomarse dos o tres cervezas y no más durante el día. En algunas ocasiones puede incluso seguir ese programa durante varios días o semanas. Pero eventualmente llega a la decisión de que ya que está bebiendo más vale "hacer las cosas bien hechas" y va aumentando la cantidad de vino o de cerveza, o se pasa a un licor fuete y, antes de darse cuenta, vuelve a estar donde había empezado.

Frase: Solo por hoy es la clave.

Mañana hablaremos de los nuevos compañeros que se van incorporando a este centro de rehabilitación para enfermos alcohólicos y drogadictos.

PD. En Veracruz hay una oficina intergrupal que se llama “Paso 12”. Si alguien requiere de alguna información para dejar de beber el teléfono es (229) 932 58 80 y un email: oficinaintergrupalveracruz@hotmail.com



16 de 90


CD/GL

Notas Relacionadas:
Sin Notas relacionadas


EN TIEMPO REAL
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio