Efemérides del Periodismo Mexicano: Cayetano Rodríguez Beltrán - Cambio Digital

Boca del Río, Veracruz, México Viernes 24 de noviembre de 2017
Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo RSS Logo Whatsapp


El tiempo en Boca del Río, Veracruz:
Jun 19, 2017 / 06:03
Efemérides del Periodismo Mexicano: Cayetano Rodríguez Beltrán
Redacción
Cayetano Rodríguez Beltrán, profesor, periodista y cuentista, murió el 19 de junio de 1939 en Jalapa, Ver., había nacido en Tlacotalpan, en esa misma entidad federativa, el 24 de septiembre de 1866.

Fue profesor en las escuelas Juan Enríquez y Especial de Comercio, de Jalapa; director de Educación Federal de Veracruz, inspector de la Secretaría de Educación Pública y director de la Escuela Secundaria y Preparatoria de Xalapa.

Inició su carrera periodística en El Tlacotalpeño (Tlacotalpan, Ver.) y después colaboró en El Correo de Sotavento, Revista Jarocha, México Intelectual, El Mundo Ilustrado (enero 1904), Don Quijote y El Mundo (La Habana, Cuba), y director de La Idea Liberal, órgano de Partido Gómez Farias. Utilizó los seudónimos de Licenciado Vidriera Onateyac y Do Liberato.

Fue autor de Una docena de cuentos (1900), Atrevimientos literarios (1901), Perfiles del terruño (1902), Cuentos costeños (1905), Por mi heredad (1906), Pajarito (1908), Un ingenio (1919) y Cuentos y tipos callejeros (1922).

Perteneció a la Academia Mexicana de la Lengua como miembro correspondiente en Veracruz, Ver.

Joaquín Ramírez Cabañas incluyó a Rodríguez Beltrán en Antología de cuentos mexicanos (1875-1910), donde dice del educador y escritor tlacotalpeño lo siguiente: “Cayetano Rodríguez Beltrán (1886-1939), periodista y educador, fue asimismo un novelista distinguido que, como su contemporáneo don Rafael Delgado, prefirió vivir siempre en su ciudad natal, Tlacotalpan, y en la capital del estado de Veracruz”.

El cuento antologazo lleva el nombre de “Dorotea”, historia de una huérfana que a su vez se hace cargo más tarde de otra huérfana, y cuyo comienzo es el siguiente:

Nació pobre y quedó huérfana cuando no supo darse cuenta de su desgracia; creció entre las hurañías de unos parientes lejanos, y se salvó de las asechanzas del mundo por la fealdad con que la naturaleza la dotó desde los primeros días de su triste y desvalida infancia.

Dorotea cuida a la niña, que después, ya casada y junto con su marido, la atienden en su vejez y la lloran cuando muere. “Y allá, donde los juntos moran eternamente, estará satisfecha de haber cumplido su deber en ese otro estado de miserias, mientras la dicha sonríe y acrecienta en el hogar que ella formó aquí abajo con una bondad y una ternura ejemplares”.

CD/YC

Notas Relacionadas:
Sin Notas relacionadas


EN TIEMPO REAL
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio