Boca del Río, Veracruz, México Martes 11 de diciembre de 2018
Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo RSS Logo Whatsapp Logo Telegram


El tiempo en Boca del Ro, Veracruz:
Los funerales del presidente George H.W. Bush, en Washington
Benjamín Domínguez Olmos
Dic 6, 2018 / 10:15
* “Para nosotros”, dijo su hijo George W. Bush, “era casi perfecto”

* Asistieron Jimmy Carter, Bill Clinton, Barack Obama y D. Trump

* Con Brian Mulroney y Carlos Salinas, en 1992, firmó el TLCAN

* “25 años de ruta en ruta por Veracruz”, inauguran en Congreso


“La catedral en la cima de una colina en Washington se llenó el miércoles con recuerdos de George H.W. Bush como un presidente modesto pero poderoso, un hombre cuya humildad característica fue desmentida por última vez con una ceremonia como solo son los funerales de Estado”, así inicia la nota de Kevin Liptak, de la CNN, al describir el funeral del expresidente estadounidense.

“Valoraba el carácter por encima del pedigrí y no era un cínico. Buscó lo bueno de todos, y generalmente lo encontró”, dijo su hijo, el expresidente George W. Bush a 3.000 líderes políticos y familiares que se congregaron en la Catedral Nacional para despedirse.

“Para nosotros”, dijo el joven Bush, “era casi perfecto”.

Cada uno de sus elogios capturó los roles sucesivos que Bush desempeñó en su vida: piloto de aviación de la Segunda Guerra Mundial, estadista, amigo y padre, agrega en otra parte de su crónica.

“Me mostró lo que significa ser un presidente que sirve con integridad, lidera con coraje y actúa enamorado de su corazón por los ciudadanos de nuestro país”, dijo George W. Bush, describiendo a su padre como un hombre que prefería los filetes de carne y los martinis de vodka al brócoli, los botes de alta velocidad y el paracaidismo a su avanzada edad, y que vivió la vida en dos dinámicas: “aceleración máxima y sueño”.

Y señala a continuación, “las lágrimas llegaron cuando Bush fue recordado como un hombre de familia que se dedicó a la gran camada que llenó las primeras filas del santuario. George W. Bush, quien como presidente a veces era propenso a llorar de vez en cuando, parecía fortalecerse a sí mismo con la ayuda de respiraciones profundas durante todo el servicio, antes de soltar un sollozo”.

“Era el mejor padre que un hijo o una hija pudiera tener”, dijo, sus ojos brotaban y su cuerpo temblaba. Cuando concluyó su intervención, la congregación estalló en un aplauso sostenido”

Destaca en la nota que fue uno de los cinco comandantes en jefe de Estados Unidos en el evento; Jimmy Carter, Bill Clinton, Barack Obama asistieron junto con el presidente Donald Trump, siendo la primera vez que los cinco se reúnen cara a cara desde que Trump asumió el cargo.

Y describe:

“Las amargas disputas entre Trump y sus antecesores han fracturado el tradicional club de presidentes. Hubo poco calor cuando Trump saludó sólo a su antecesor directo, Obama, antes de tomar asiento y mirar directamente hacia adelante”.

“El Bush más joven, sentado con su familia en vez de compartir lugar con sus compañeros presidentes, pareció romper el malestar cuando le entregó un caramelo a Michelle Obama, el mismo gesto que le extendió en septiembre en el funeral del senador John McCain”.

Y concluye el comentario:

“Aunque los homenajes entregados el miércoles se centraron en el fallecido presidente, los rasgos característicos de Trump –sentado con una cara profundamente seria en la primera fila– se prestaron para hacer una gran comparación”.

Y continúa con su relato:

“Aquellos que recorren el camino de la humildad en Washington no son molestados por el tráfico pesado”, dijo el exsenador Alan Simpson.

“Para nosotros, el suyo fue el más brillante de los 1.000 puntos de luz”, dijo George W. Bush, usando el mismo lema de campaña que Trump ridiculizó hace varios meses durante un discurso.

Y añade:

“Durante los últimos dos días, los estadounidenses, tanto poderosos como ordinarios, han pasado por delante del ataúd de Bush, cubierto con una bandera, en el Capitol Rotunda –el emblemático salón que reposa bajo la gran cúpula del Capitolio–, presentando sus respetos a un hombre que supervisó el final de la Guerra Fría, pero que sufrió la derrota después de un período.

Kevin Liptak, relata que, al igual que todos los presidentes, Bush supervisó los planes para su propio funeral, que comenzó hace años, actualizando los detalles a medida que pasaba el tiempo para que la ceremonia reflejara sus prioridades. Las lecturas vinieron de tres nietas.

Agrega que, a diferencia de algunos de sus predecesores, Bush dijo a los asesores que no quería que su ceremonia se prolongara sin cesar, teniendo en cuenta el tiempo de los asistentes. Se limitó a noventa minutos, aunque estos eventos generalmente se extienden más allá del intervalo asignado.

“Me dijo que solo tenía 10 minutos. Fue muy directo al respecto. Ni siquiera fue gracioso”, dijo Simpson, cuyo elogio proporcionó una buena dosis de alivio cómico.

Describe que entre la multitud se sentó el rey de Jordania, el príncipe de Gales, la canciller de Alemania y el presidente de Polonia, un reflejo de una política exterior aclamada como medida y basada en los valores estadounidenses fundamentales.

“Déjenme decirles: cuando George Herbert Walker Bush era presidente de Estados Unidos, todos los jefes de gobierno del mundo sabían que estaban tratando con un caballero, un verdadero líder, uno que era distinguido, resuelto y valiente”, dijo el exprimer ministro canadiense Brian Mulroney.

(Bush, Mulroney y el mexicano Carlos Salinas de Gortari -presente en el funeral-, fueron los signatarios del primer Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canada, en 1992, recién ratificado como T-MEC)

Y culmina su magnífica crónica con el siguiente párrafo:

“Después de que el tenor irlandés Ronan Tynan cantara el último himno, “Last full measure of devotion”, el ataúd de Bush volvió a salir por el pasillo de mármol, y finalmente regresó a su ciudad adoptiva de Houston en el avión militar, conocido como Air Force One cuando hay un presidente en funciones a bordo. Será enterrado el jueves en su parcela familiar en la Universidad de Texas A&M, en College Station”.

Comentarios a vuela pluma


Con 25 años de trayectoria artística fotográfica, Leticia Arriaga Stransky expone este jueves 6 de diciembre su obra en las instalaciones del Poder Legislativo, donde se podrá apreciar la vida y magia de sus fotografías que ha registrado, con la lente de su cámara, los diferentes lugares del estado, donde surgen y resurgen la naturaleza y la gente de Veracruz, su riqueza hecha imágenes inolvidables. En 1991 Leticia llegó a Veracruz para conocer y realizar algunos reportajes sobre la naturaleza de Catemaco para la revista “México Desconocido”. Asegura que fue donde “la embrujaron”, y para 1992 lleva a cabo la primera exposición formal en la Galería Ramón Alva de la Canal, con la obra fotográfica “Vida y magia en Veracruz”, dedicada particularmente a la región de Los Tuxtlas, del paisaje y vida silvestre. Posteriormente, esta misma exposición fue trasladada a las instalaciones del Congreso del Estado Veracruz, en la ciudad de Jalapa, donde fue inaugurada hace ya 25 años, la primera de muchas exposiciones de diferentes artistas, que habrían de darse cita en este lugar. Más tarde realizó la exposición “La gracia de tu mirada.


Retratos de un territorio”, presentada en 1996, en la Galería Marie-Louise Ferrari, de la capital estatal. En 1998 presentó su primera publicación conocida como “La ruta de la niebla”, que este año cumple 20 años con 5 ediciones y a las que se suman otros títulos: “La ruta del son”, presentada en el 2002 en el recinto del IVEC en el puerto de Veracruz; “La ruta altas montañas” en el 2004, en las ciudades de Córdoba y Orizaba; “La ruta de la vainilla”, editada en el 2007 y presentada en el Parque Takilhsukut de Papantla. Le siguieron “La ruta de Cortés”, presentada en el 2009 en el Puerto de Veracruz y la más reciente: “La ruta misionera de San Rafael Guízar y Valencia” que junto con la presentación del libro y la exposición de 25 años de registro de rutas, se ha presentado de forma itinerante en este 2018 en el Museo de San Rafael de la ciudad de Jalapa, así como en Casa de Cultura de Coatepec, posteriormente en el Polifórum Mier y Pesado de la ciudad de Orizaba y en la Galería del IVEC de la ciudad de Veracruz; así como, recién, en Cotija. Michoacán, donde nació el primer obispo mexicano canonizado.


Cerrando el ciclo de 25 años de actividad de la autora y de los 25 años de inaugurada la primera exposición en el Congreso será inaugurada hoy la muestra “25 años de ruta en ruta por Veracruz”, auspiciada por la LXV Legislatura.

Síguenos en:
https://puntoyaparteonl.com


* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.

CD/YC
COLUMNAS
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio